Ortega, abogada de 59 años, se rebeló contra el gobierno de Venezuela a finales de marzo tras denunciar una "ruptura constitucional", a raíz de las decisiones del TSJ contra el Parlamento, de mayoría opositora. / AFP
Ortega, abogada de 59 años, se rebeló contra el gobierno de Venezuela a finales de marzo tras denunciar una "ruptura constitucional", a raíz de las decisiones del TSJ contra el Parlamento, de mayoría opositora. / AFP

Mundo por EFE,

La exfiscal venezolana Luisa Ortega, quien abandonó su país tras ser acusada de traición por el Gobierno, afirmó ayer que tiene “muchas” pruebas de corrupción contra los principales dirigentes chavistas y del presidente Nicolás Maduro, que entregará a otros países para que las investiguen.

Ortega atribuyó su destitución y la persecución política que dice sufrir en Venezuela “al afán de esconder los hechos de corrupción de los que tengo muchas pruebas” y a las investigaciones que adelantaba sobre los sobornos pagados por la constructora Odebrecht a varias autoridades.

“Tengo pruebas en el caso Odebretch que comprometen a Maduro, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez y otros”, afirmó Ortega en la ceremonia de apertura de una reunión de fiscales de los países del Mercosur en Brasilia, donde dijo que quería denunciar ante el mundo la situación de “corrupción desmedida” en Venezuela.

“Estas pruebas que tenemos se las voy a entregar a las autoridades de distintos países, como Estados Unidos, Colombia y España, para que se investiguen, porque en Venezuela no hay justicia, en Venezuela es imposible que se investigue cualquier hecho de corrupción o de narcotráfico, y, en consecuencia, la comunidad internacional tiene que investigar estos casos”, agregó.

Entre otros, citó el de una empresa mexicana que sería propiedad del propio Maduro contratada por el Estado venezolano para distribuir las CLAP (bolsas de alimentos repartidas entre personas de escasos recursos).

“En el caso de Odebrecht hemos detectado que a Diosdado Cabello le depositaron 100 millones de dólares en una empresa que sería española, denominada TSE Arietis, cuyos propietarios son sus primos”, agregó.

Ortega también arremetió contra la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, que la destituyó, y afirmó que su destitución se hizo a “espaldas del pueblo” para arremeter contra el Ministerio Público y contra las demás instituciones que aún eran independientes.

Sin validez
El nuevo fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, dijo que las denuncias de su antecesora no tienen validez.

“Estamos hablando de una exfiscal general que obviamente fue removida del cargo por haber cometido faltas graves contra la moral, contra la ética”, dijo Saab tras reiterar sus denuncias contra la exfuncionaria por supuestamente liderar una red de extorsión durante sus 10 años en el cargo.

Durante una declaración a periodistas en Caracas, el fiscal venezolano criticó que Ortega haya esperado una década para hacer públicas sus denuncias contra altos dirigentes de la llamada revolución bolivariana, de la que se distanció en los últimos meses por una supuesta ruptura del orden constitucional.

“Diez años después y fuera del país vas a venir a hablar de lo que no hiciste, de lo cual fuiste cómplice (…) carece de toda validez lo que pueda decir una exfiscal general que en casi 10 años no impulsó una acción contra ninguno de los personeros de los que ella ahora habla”, prosiguió Saab.


Noticias Relacionadas