El atentado dejó 13 personas fallecidas y más de 50 heridas. /EFE
El atentado dejó 13 personas fallecidas y más de 50 heridas. /EFE

Mundo por EFE y AFP,

Un conductor arrolló deliberadamente con una furgoneta a una multitud ayer en el paseo más turístico de Barcelona, dejando trece muertos y un centenar de heridos, según el Gobierno regional, un ataque reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico.

En la madrugada la Policía regional anunció que estaban desplegando un operativo policial al sur de Barcelona por “posible atentado terrorista” y anunció que “cuatro terroristas habían sido abatidos” y que un quinto había resultado herido.

Hay 88 personas heridas, 15 de ellas graves, 23 menos graves, y 50 leves, de múltiples nacionalidades, es el último balance provisional facilitado por el Departamento de Interior de la Generalitat.

El conductor de una furgoneta se subió a la famosa peatonal catalana y arrolló a decenas de personas. El Estado Islámico asumió la autoría del atentado y por la noche otro atentado en la ciudad de Cambrils, al sur de Barcelona, generó temor y heridos

Entre las víctimas hay menores de edad y, además de españoles, de nacionalidad francesa, alemana, holandesa, argentina, venezolana, belga, peruana, rumana, irlandesa, cubana, griega, macedonia, británica, austríaca, paquistaní, taiwanesa, canadiense, ecuatoriana, estadounidense, filipina, kuwaití, turca y china.

Los heridos están siendo atendidos en diferentes hospitales de Barcelona y sus alrededores.

Protección Civil de la Generalitat está informando al cuerpo consular acreditado en Barcelona para informarles de los hechos y una vez las víctimas están siendo identificadas.

El departamento de Justicia ha informado de que los facultativos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses ya han comenzado a trabajar en las identificaciones de los cuerpos de las primeras víctimas mortales que han llegado a la Ciudad de la Justicia.

Varios equipos de forenses esperan la llegada del resto de cadáveres para practicarles la autopsia, hacerles un estudio dental, tomar muestras de ADN y las huellas dactilares.

Estas pruebas proporcionarán las evidencias científicas para determinar su identidad y serán especialmente útiles en los casos de víctimas mortales sin familia o con familiares que no puedan desplazarse hasta Barcelona.

Los familiares de las víctimas mortales serán atendidos por equipos de psicólogos, trabajadores sociales, forenses y mossos d’esquadra en un espacio habilitado en la tercera planta del edificio principal de la Ciudad de la Justicia.

El pánico se apoderó del centro de Barcelona. /AFP

El Departamento de Justicia también proporcionará los traductores necesarios para las familias extranjeras.

Los cuerpos de las víctimas extranjeras solo se podrán repatriar cuando todas las identificaciones se hayan confirmado científicamente, siempre que lo autorice el juez, ha especificado el departamento de Justicia.

Otro ataque en Cambrils

Seis civiles y un policía resultaron heridos ayer por la noche cuando un vehículo arrolló a la multitud en una localidad al sur de Barcelona, horas después del atropello en las Ramblas, informó un portavoz del Gobierno regional.

El ataque acontecido en la turística localidad de Cambrils culminó con un tiroteo en el que “cinco presuntos terroristas” fueron abatidos. La Policía anunció que vincula estos actos al atropello masivo producido horas antes en Barcelona.

Después del atentado, la Policía catalana ha interceptado a los terroristas en el coche en el que circulaban por el paseo Marítimo, en una rotonda próxima al club náutico de la ciudad, donde al parecer el vehículo ha volcado.

Cuando los terroristas intentaban escapar del vehículo se ha producido un tiroteo en el que cuatro de ellos han resultado muertos y un quinto, herido.

Este quinto miembro de la célula ha intentado huir, pero ha podido ser detenido por la policía.

Según fuentes policiales, los terroristas llevaban explosivos adosados al cuerpo.

El suceso ha provocado el pánico entre las personas que todavía se encontraban en la vía pública en esta turística localidad tarraconense de la costa Dorada, que han empezado a correr y se han refugiado en bares o establecimientos que se encontraban abiertos.


Noticias Relacionadas