/Archivo
/Archivo

Mundo por EFE,

Las FARC, la guerrilla más antigua y poderosa de América Latina, dejaron ayer de ser un movimiento armado en una jornada en que la Misión de la ONU en Colombia se llevó el último de los contenedores en que almacenaban sus fusiles y en que el presidente Juan Manuel Santos les garantizó su seguridad.

En un acto simbólico, Santos junto al jefe de la Misión de la ONU, Jean Arnault, cerró el candado del último contenedor bajo la atenta mirada de las autoridades militares y varios delegados de las FARC.

Posteriormente, Santos despidió al camión que lo transportaba y que llevará las últimas armas a una bodega general situada en un punto en el centro del país que no ha sido precisado, donde serán inutilizadas.

“Hoy (ayer) efectivamente es el último suspiro de ese conflicto, con esta dejación de armas, con (la salida de) los últimos contenedores, el conflicto realmente termina y comienza una fase nueva en la vida de nuestra nación”, resaltó Santos.

Luego del acto simbólico, tomó la palabra el número dos de las FARC, Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, quien explicó que tras convertirse en movimiento político mantendrán sus siglas, aunque renunciarán a su tradicional denominación de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

El armamento será fundido por la ONU para hacer tres monumentos que estarán ubicados en Nueva York, La Habana y en un lugar aún por definir en Colombia.


Noticias Relacionadas