/ AFP
/ AFP

Mundo por Agencias,

Nicolás Maduro, ordenó a la Fuerza Armada realizar ejercicios el 26 y 27 de agosto en todo el país, en respuesta a la amenaza de su par estadounidense Donald Trump de usar la “opción militar” en el país petrolero.

Ante una multitud de seguidores en las afueras del palacio de Miraflores, en el centro de Caracas, el mandatario socialista pidió a los venezolanos prepararse “para defender la paz, con los tanques, los aviones, los misiles”.

“Vamos a derrotar la amenaza militar del imperialismo norteamericano”, aseguró Maduro, al señalar que “al pueblo venezolano no lo intimida nadie” y está “decidido a enfrentar” a “los racistas de Estados Unidos”

Vestido de rojo, al igual que sus simpatizantes, Maduro aseguró que en el llamado “Ejercicio soberanía bolivariana 2017” participará no solo la Fuerza Armada -que cuenta con unos 365.000 efectivos y es el sostén clave de su gobierno-, sino también los civiles.

“Trump go home, que se escuche hasta Washington”, gritó Maduro, en coro con sus seguidores, en su primera reacción a la amenaza de Trump del pasado viernes.

Pence desde Colombia

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, concluyó ayer una visita a Colombia fuertemente marcada por la crisis de Venezuela, un país al que consideró un “estado fallido” que constituye una “amenaza a la seguridad y la prosperidad de todo el hemisferio”.

En su primera visita a América Latina aprovechó la escala en Colombia para advertir que Estados Unidos “no se quedará de lado” mientras que Venezuela “cae en una dictadura” tal y como lo adelantó el presidente Trump.

Un estado fallido (como) lo que hay en Venezuela amenaza la seguridad y la prosperidad de todo el hemisferio”, dijo Pence en una breve declaración a periodistas

El alto funcionario se reunió antes con ciudadanos venezolanos que debido a la crisis que ha vivido su país se han tenido que marchar a Colombia y asentar en la región caribeña.

Estados Unidos impuso recientemente sanciones financieras y jurídicas contra Maduro y una veintena de sus funcionarios y excolaboradores, acusándolos de quebrantar la democracia, corrupción o violación de derechos humanos.

“Un regalo para Maduro”

La advertencia de Trump generó fuerte rechazo internacional, precisamente cuando varios gobiernos habían aumentado su presión contra Maduro, tras la instalación hace una semana de una Asamblea Constituyente oficialista que rige el país con poderes absolutos.

“Esto hará más difícil la acción multilateral en Venezuela. Dará crédito a la denuncia de que Estados Unidos amenaza su soberanía y planea invadirla. Es absurdo, pero será usado políticamente por el Gobierno. Es un regalo para Maduro”, dijo Michael Shifter, presidente del centro Diálogo Interamericano, con sede en Washington.


Noticias Relacionadas