Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg / Getty Images
Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg / Getty Images

Mundo por EFE,

El Gobierno alemán agradeció hoy a la OTAN la “ayuda” prestada para conseguir que Turquía autorice la visita de un grupo de diputados a sus soldados de la base de Konya, cuestión que había agravado las tensiones bilaterales entre Berlín y Ankara.

“Estamos agradecidos y satisfechos. Hay una fecha marcada y se ha autorizado esa visita”, comentó el portavoz del Ministerio de Exteriores, Martin Schäfer, en relación a las gestiones realizadas ante Turquía por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

La fuente gubernamental expresó su confianza en que Turquía observará un “proceder constructivo” a fin de que la visita, prevista para el 8 de septiembre, pueda tener lugar, y descartó que vaya a consensuarse con Ankara quién integrará la misión.

La designación de los diputados que viajarán a la base de la OTAN compete a la comisión de Defensa del Bundestag (Parlamento federal), apuntó Schäfer, para añadir que, de acuerdo a lo habitual, la lista de esas personas se comunicará a Ankara, pero no se someterá a su aprobación.

La mediación de la OTAN siguió a la negativa de Ankara a autorizar la visita de una misión parecida y prevista para el pasado julio.

Ello enturbió aún más las tensas relaciones entre ambos socios de la Alianza Atlántica, lastrada desde hace meses por múltiples asuntos, entre ellos la detención en Turquía de ciudadanos alemanes -un activista pro derechos humanos y dos periodistas críticos-.

El activista Peter Steudtner está en prisión preventiva desde principios de julio, mientras que dos periodistas germanoturcos llevan meses en la cárcel, pese a las múltiples gestiones a todos los niveles de Berlín para lograr su liberación.

La lista de disensos entre Alemania y Turquía es extensa desde que el Parlamento alemán condenara en junio del año pasado el genocidio armenio durante el Imperio Otomano en 1915, lo que Ankara recibió como una afrenta.

Turquía vetó primero la visita de diputados alemanes a sus soldados de la base turca de Incirlik, lo que decidió al Gobierno de Merkel a retirar a sus soldados de ahí para trasladarlos a Jordania.

Al caso de Incirlik siguió la negativa a visitar Konya, lo que causó aún más estupor, por ser ésta una base de la OTAN.


Noticias Relacionadas