Opositores participan en una manifestación contra la Asamblea Nacional Constituyente. /EFE
Opositores participan en una manifestación contra la Asamblea Nacional Constituyente. /EFE

Mundo por EFE,

La Conferencia Episcopal Argentina se sumó hoy al pedido de suspensión de la Asamblea Constituyente venezolana que emitió el Vaticano esta mañana y rechazó toda “forma de violencia y represión”, informaron fuentes oficiales.

A través de un comunicado, los obispos argentinos se adhirieron a las intervenciones y “pedidos de oración” del papa Francisco, quien expresó hoy “su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis en el país caribeño” e instó al Gobierno venezolano a suspender la Constituyente.

“Como lo expresamos en mayo último en una carta enviada a los obispos de Venezuela, sentimos más que nunca que las palabras que nos recuerda el Santo Padre: ‘¿Dónde está tu hermano?’ (Gn 4,9), nos interpelan y deben ser también una invitación al pueblo argentino a acompañar el sufrimiento de los venezolanos”, dice el comunicado.

Así, la institución rechazó cualquier “forma de violencia y represión que generan muertos, heridos y encarcelados”, al tiempo que recordó la última carta de los obispos venezolanos, que llamaron en julio a cultivar la vida en medio de un pueblo que “comparte el pan, el medicamento”.

La Asamblea Constituyente se constituiyó hoy formalmente con la juramentación del cargo de los 538 representantes electos el pasado domingo en medio de disturbios que dejaron al menos diez muertos, en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas

Los otros siete constituyentes serán elegidos el próximo 13 de agosto cuando se repetirán los comicios en dos municipios del país que registraron fuertes protestas de rechazo a esa elección que impidieron la continuidad de la votación.

Se prevé que los opositores marchen hoy también hacia la sede del Parlamento para rechazar la instalación de la ANC, lo que podría generar nuevos enfrentamientos en el país, que vive una oleada de protestas desde hace cuatro meses que ha dejado 121 muertos, casi 2.000 heridos y más de 5.000 detenidos.


Noticias Relacionadas