Exteriores de Baréin, Jaled bin Ahmed al Jalifa / Agencias
Exteriores de Baréin, Jaled bin Ahmed al Jalifa / Agencias

Mundo por EFE,

El cuarteto árabe formado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto, mostró hoy su disposición a dialogar con Catar para resolver la crisis diplomática que dio comienzo hace casi dos meses, pero mantuvo sus exigencias para normalizar las relaciones con Doha.

En una reunión en la capital bareiní, Manama, los ministros de Exteriores de los cuatro países que bloquearon a Catar desde el pasado 5 de junio reiteraron sus demandas, ante todo, que Catar deje de apoyar y financiar el terrorismo.

“Los cuatro países anuncian su disposición al diálogo con Catar con la condición de que anuncie su deseo sincero de detener el apoyo y la financiación del terrorismo y el extremismo y la difusión del discurso del odio”, dijo el titular de Exteriores de Baréin, Jaled bin Ahmed al Jalifa, en una rueda de prensa con sus homólogos.

Además, pidió a Catar que se “comprometa a no intervenir en los asuntos de otros países” y que cumpla con las trece demandas que el cuarteto le planteó anteriormente, entre las que se encuentra el cierre de la cadena de televisión Al Yazira y de una base militar turca en suelo catarí.

Preguntado por los periodistas, Al Jalifa insistió en que los cuatro países reunidos en Manama no han renunciado a ninguna de las peticiones, a pesar de mostrarse abiertos a negociar.

Por su parte, el titular de Exteriores egipcio, Sameh Shukri, indicó en la rueda de prensa que en el caso de que finalmente se llegue a un acuerdo, se creará “una herramienta” para hacer seguimiento del desarrollo de la aplicación del mismo, indicando la desconfianza hacia Catar.

En un comunicado conjunto emitido al final del encuentro, destacaron “la importancia de que Catar responda a las trece demandas, que tienen como objetivo reforzar la lucha contra el terrorismo y el extremismo, y alcanzar la seguridad en la región (de Oriente Medio) y en el mundo”.

Además, en la nota señalaron los seis principios “sine qua non” que fueron expuestos en la reunión que mantuvieron en El Cairo los cuatro representantes a principios de este mes.

Esos seis puntos se refieren principalmente a la lucha contra el terrorismo y el extremismo, así como su financiación, el rechazo a la intromisión en los asuntos internos de otros países -de lo que el cuarteto acusa a Catar-, y la aplicación de los acuerdos de Riad de 2013 y 2014, que Doha firmó.

En 2014, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin retiraron a sus embajadores en Doha durante unos meses, pero aceptaron restablecer las relaciones después de que el Gobierno catarí asumiera una serie de compromisos.

Aun así, a día de hoy, los tres vecinos del golfo Pérsico y Egipto acusan a las autoridades cataríes de no respetar los pactos alcanzados, entre los cuales figura la expulsión de figuras destacadas de los Hermanos Musulmanes, que se han refugiado en el pequeño emirato.

Además, le acusan de apoyar a otros grupos “terroristas”, como la exfilial siria de Al Qaeda y al movimiento palestino Hamás.

Para avivar el conflicto, los cuatro países acusaron hoy a Doha de poner “obstáculos” a los habitantes del emirato para que viajen a la ciudad santa de La Meca, en Arabia Saudí, para realizar la peregrinación, que este año tendrá lugar a finales de agosto.

El jefe de la diplomacia saudí, Adel al Yubeir, volvió a asegurar que los peregrinos cataríes “son bienvenidos”, aunque Riad ya dijo anteriormente que estos tendrán que viajar al país en aviones que no pertenezcan a la compañía Qatar Airways.

Arabia Saudí mantiene cerrada la frontera terrestre con Catar -la única que tiene el emirato, situado en una península-, además de vetar los vuelos directos desde y hacia el país, y el tránsito de los aviones de la compañía catarí.

Baréin y Emiratos Árabes Unidos han adoptado medidas similares, bloqueando también el tráfico naval, como forma de presión sobre Catar y su economía, que depende de las importaciones.

Tras la reunión de hoy en Manama, el cuarteto no anunció nuevas sanciones y el anfitrión recalcó que el único país mediador en la crisis es Kuwait, a pesar de que otros hayan intentado intervenir, como Estados Unidos, Alemania y Francia.

Hoy tampoco apuntaron a la posibilidad de expulsar a Catar del Consejo de Cooperación del Golfo, integrado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Omán, Kuwait y Catar.


Noticias Relacionadas