Los analistas recomiendan mantener la calma y, salvo que se sea experto, no intentar actuar sobre el disco duro. /Getty
Los analistas recomiendan mantener la calma y, salvo que se sea experto, no intentar actuar sobre el disco duro. /Getty

Mundo por Felipe Herrera,

Decenas de computadoras en bancos, compañías e instituciones de todo el mundo fueron infectadas el martes 27 de junio, durante un ataque de ransomware.

Se cree que el ataque cibernético se llevó a cabo por una variante de malware conocido como “petya”. Este bloquea el registro de arranque maestro de la computadora, clave para localizar el sistema operativo y los archivos. Así es como hace que los PC sean inaccesibles e inútiles, mientras que los controladores exigen US$300 en bitcoin con el fin de liberar los documentos.

Según la agencia gubernamental suiza, Ucrania, Rusia, el Reino Unido y la India son los países más afectados.

Ucrania fue el que sufrió mas. También tuvo implicancias en Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Dinamarca y la India

La empresa estadounidense de tecnología multinacional Microsoft confirmó que el ataque se originó en Ucrania, donde los hackers primero apuntaron a M.E.Doc, una empresa de software de contabilidad tributaria. Después, el virus se diseminó al Banco Central local, al sistema de metro de Kiev, a la empresa pública de energía y a la red gubernamental de información. El malware incluso afectó los sistemas en el sitio de la antigua central nuclear de Chernobyl, obligando a los científicos a controlar los niveles de radiación manualmente.

Entre otras víctimas están el gigante ruso Rosneft, el conglomerado de negocios danés Moller-Maersk, la compañía farmacéutica internacional Merck Sharp & Dohme y la multinacional británica de publicidad y relaciones públicas WPP.

Los investigadores de ciberseguridad llamaron primero al nuevo ataque del ransomware como “petya,” pues era similar a un virus informático reportado en marzo de 2016 por el abastecedor ruso Kaspersky. Sin embargo, la compañía confirmó que su investigación sobre este último asalto encontró que era un tipo de ransomware que nunca se había visto antes.

Algunas de las víctimas ya han pagado el precio del rescate. Los expertos han confirmado que se han registrado por lo menos 45 transacciones de US$300 en bitcoins.


Noticias Relacionadas