Temer será interrogado en los próximos días por la Policía Federal, autorizada para ello por el Supremo este martes. / Getty Images
Temer será interrogado en los próximos días por la Policía Federal, autorizada para ello por el Supremo este martes. / Getty Images

Mundo por EFE,

El presidente brasileño, Michel Temer, aquejado por sospechas que lo implican en asuntos de corrupción, reforzó  su “agenda positiva” con el anuncio de nuevos créditos y facilidades para un mayor desarrollo de la agricultura familiar.

En el acto, celebrado en el Palacio presidencial de Planalto, el mandatario evitó alusiones a los graves problemas que enfrenta en la justicia y a la investigación por supuesta corrupción que abrió en su contra la Corte Suprema.

El mandatario se centró sobre todo en las medidas anunciadas para la agricultura familiar, para la que los bancos públicos abrirán una cartera de créditos de 30.000 millones de reales (9.230 millones de dólares) hasta 2020, con intereses subsidiados al 2,5 % anual.

El anuncio fue considerado por fuentes oficiales como parte de la “agenda positiva” que el Gobierno pretende difundir frente a una creciente presión que demanda la renuncia del mandatario por las sospechas de corrupción que le salpican desde hace casi dos semanas.

Temer afirmó que “estimulando la agricultura familiar, combatimos la pobreza y el desempleo”, que según datos oficiales divulgados hoy llegó al 13,6 %, que representa cerca de 14 millones de personas.

Según el mandatario, el país está “superando la crisis económica más grave de su historia”, gracias a que el Gobierno “trabaja con responsabilidad fiscal, pero también con responsabilidad social”.

También destacó que las cuatro millones de familias dedicadas en el país a la pequeña agricultura y que serán beneficiadas por este plan responden por cerca del 70 % de la cosecha anual del campo en Brasil, uno de los mayores productores de alimentos del mundo.

“Estas también son políticas eficaces para combatir la inflación, que ya hemos reducido del 10 % a cerca del 4 % en un año”, subrayó el mandatario, que por primera vez en los últimos diez días no hizo alusiones a la crisis política desatada desde que la Corte Suprema inició una investigación en su contra.

Temer es sospechoso de haber incurrido en los presuntos delitos de corrupción pasiva, obstrucción a la justicia y asociación ilícita, todo como consecuencia de explosivas confesiones hechas por directivos del grupo JBS en un marco de cooperación judicial.

Entre las supuestas pruebas presentadas por JBS, figura el audio de una conversación que Joesley Batista, dueño de la empresa, tuvo con el propio Temer en la residencia oficial de la Presidencia.

En la conversación Batista relata diversas maniobras ilegales que realizaba en favor de JBS tanto en los tribunales como con algunos ministros, frente al silencio de Temer, que por momentos hasta llega a consentir con lo que escucha.

Por ese asunto, Temer será interrogado en los próximos días por la Policía Federal, autorizada para ello por el Supremo este martes.

Sin embargo, la defensa de Temer ha pedido que el contenido del audio no sea objeto de preguntas, al menos hasta que culminen unos análisis técnicos sobre esa grabación, que el mandatario sostiene que ha sido “editada” y por tanto no tiene valor probatorio.


Noticias Relacionadas