Las autoridades de Manchester han extremado las medidas de seguridad en los últimos días /EFE
Las autoridades de Manchester han extremado las medidas de seguridad en los últimos días /EFE

Mundo por AFP,

La policía británica detuvo ayer a dos nuevos individuos relacionados con el atentado de Mánchester, donde miles de corredores desafiaron el miedo y participaron en la media maratón de la ciudad.

Seis días después de que Salman Abedi, de 22 años, se hiciera estallar en una sala de conciertos de Mánchester, la policía registró varias direcciones de esa localidad y detuvo a dos hombres, de 25 y 19 años.

Con estos arrestos, ya son 13 los detenidos en Reino Unido en relación con el atentado. En Libia, las autoridades detuvieron al padre y al hermano del kamikaze.

“La operación sigue a toda velocidad y, por tanto, hasta que no termine no podremos estar totalmente seguros de que está cerrada”, declaró la ministra del Interior británica, Amber Rudd, a la BBC.

Abedi, un joven nacido en Mánchester y de origen libio, mató a 22 personas e hirió a 116 cuando se hizo explotar a la salida de un concierto de la cantante pop estadounidense Ariana Grande. Un tercio de los fallecidos eran niños.

La policía británica publicó el sábado las fotografías del kamikaze y pidió la colaboración de testigos para intentar rastrear sus movimientos en los días anteriores al ataque, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Ambas fotografías, obtenidas de imágenes de cámaras de seguridad, muestran a Abedi la noche del ataque. En ellas, el británico de origen libio lleva una gorra y una mochila.

La policía también detalló que el autor del atentado fue identificado en “dos horas” y que se recabaron “informaciones interesantes sobre Abedi, su entorno, sus finanzas, los lugares donde había estado, cómo fue fabricado el artefacto explosivo y la trama más amplia”.

Dados los avances de la investigación, Theresa May rebajó el sábado el nivel de alerta terrorista de “crítico” a “grave”. Esto significa que un atentado es “muy probable”, pero no “inminente”.


Noticias Relacionadas