Donald Tusk / Getty Images
Donald Tusk / Getty Images

Mundo por EFE,

Los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, defenderán durante la cumbre del G7 que se celebrará el viernes y el sábado en Italia que esta institución debe mantenerse unida como garante de estabilidad internacional en un momento de incertidumbre.

Tusk y Juncker representarán en la cita en la ciudad siciliana de Taormina a la Unión Europea (UE), que desde 1981 participa como miembro de pleno derecho de las reuniones de los siete países más industrializados del mundo – Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido-.

En los márgenes del encuentro, los líderes comunitarios se reunirán el viernes con la primera ministra británica, Theresa May, para abordar el “brexit”, según fuentes europeas.

También lo harán con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, para tratar del acuerdo de libre comercio que negocian los Veintiocho con el país, y con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta.

“Desde la perspectiva de la UE la prioridad es mantener la unidad del G7. En estos tiempos inciertos necesitamos instituciones estables y el G7 es una institución estable que permite a las naciones libres del mundo contribuir a un orden internacional basado en reglas”, explicó un alto cargo europeo.

Los líderes comunitarios, indicó, están “determinados” a defender este papel para el G7 y convencidos de que el comunicado que consensuarán los líderes al término de la reunión recogerá su voluntad de continuar desempeñando este papel.

/ Getty Images

Bruselas augura que las negociaciones estarán marcadas por el hecho de que el nuevo Gobierno estadounidense liderado por Donald Trump aún está “revisando” sus políticas sobre cambio climático y comercio internacional.

“Esto significa que ciertos elementos que tradicionalmente eran cubiertos por el G7 no serán tan prominentes como en el pasado”, afirman las citadas fuentes, y añaden que la Unión ve en el encuentro la oportunidad de tener un debate “franco” sobre estos puntos.

La Administración Trump aún no ha confirmado si ratificará el Acuerdo sobre el Clima de París, con lo que Tusk y Juncker aprovecharán tanto la cumbre en Taormina como su reunión mañana en Bruselas para presentar al mandatario estadounidense argumentos sobre por qué es importante seguir siendo parte del pacto y cómo este crea muchas oportunidades para las empresas.

“La ambición debería ser encontrar el delicado equilibrio entre lo que es una línea roja desde nuestra perspectiva, que estamos comprometidos a aplicar el Acuerdo (…) pero encontrando el modo de reconocer que hay una revisión en marcha”, señalaron.

En materia de libre comercio, después de que el G20 fuese incapaz de incluir la tradicional condena al proteccionismo en su comunicado final por la reticencia de Estados Unidos, Bruselas defenderá en el G7 que los intercambios no solo deben ser libres, sino también “justos”.

“Todos estamos de acuerdo en que defendemos el libre comercio pero que también necesitamos garantizar que es justo. Esto es algo que todos podemos acordar e intentaremos trabajar sobre esta formulación en el comunicado”, aseguraron fuentes europeas.

Los siete países sí coinciden en materia de política exterior y en su evaluación de la situación en Siria, Libia, Corea del Norte y Rusia, excluida del grupo tras anexionarse la península ucraniana de Crimea, temas que se abordarán durante la Cumbre.

En la agenda están también las políticas migratorias y de refugiados, la reducción de la desigualdad y la lucha contra el terrorismo, después del atentado de Manchester.

Leé también UE tratará de sensibilizar a Trump sobre la lucha contra el cambio climático


Noticias Relacionadas