/ Getty Images
/ Getty Images

Mundo por EFE,

El ministro de Migración griego, Yannis Muzalas, envió una carta al comisario europeo de esa misma cartera, Jristos Stylianidis, para ofrecer la ayuda de Grecia en la investigación de la Unión Europea (UE) a una organización humanitaria que opera en el país acusada de explotación sexual y malversación de fondos.

Muzalas felicitó a la Comisión Europea (CE) por “la justicia y ética con las que utilizó los mecanismos de control” del órgano europeo y destacó que espera “la llegada las informaciones” necesarias para que Atenas comience su propia investigación.

El ministro destacó que “toda la información conseguida por las autoridades griegas se comunicará a la CE”.

Asimismo Muzalas pidió que se le comuniquen “los nombres las víctimas (de abusos)” para que Grecia se encargue “de su seguridad y de (proporcionarles) ayuda”.

Mientras realizaba su investigación, la CE congeló los fondos destinados a la organización en el marco de su “tolerancia cero” con potenciales “abusos de los derechos y la integridad personal de todos los refugiados y migrantes así como con la malversación de fondos”, según un comunicado publicado hace unos días.

No obstante la CE, que no reveló el nombre de la organización investigada, dijo que de momento los cargos son solamente “acusaciones”.

Sería la primera vez que podría estar implicada una organización humanitaria con base en Grecia.

Según un informe de la Universidad de Harvard publicado a principios de este año, en Grecia hay una “epidemia creciente” de casos de explotación y prostitución infantil para pagar a los traficantes que les prometen llevarles al norte de Europa.

El presidente de la sección griega de Médicos del Mundo, Nikitas Kanakis, informó recientemente de que se trata de un fenómeno nuevo y creciente de trata de personas, sobre todo de mujeres.

En todos estos casos no hay referencias a que los abusos o delitos hubieran sido cometidos por las propias organizaciones humanitarias, sino por las mafias de traficantes.

El único caso de abuso por parte de un cooperante conocido hasta ahora en Grecia fue el de un franciscano francés de 52 años que en febrero pasado fue detenido en Salónica por haber supuestamente abusado sexualmente de cuatro menores paquistaníes de edades comprendidas entre los 14 y 17 años.


Noticias Relacionadas