El mandatario igualó los recientes repudios contra los funcionarios del chavismo que viven o trabajan en el exterior con la persecución que acabó con la vida de millones de personas en el siglo XX. / Getty Images
El mandatario igualó los recientes repudios contra los funcionarios del chavismo que viven o trabajan en el exterior con la persecución que acabó con la vida de millones de personas en el siglo XX. / Getty Images

Mundo por Agencias,

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo la noche del martes que los chavistas son los “judíos del siglo XXI”, al denunciar una “escalada fascista” contra partidarios y familiares de funcionarios gubernamentales.

“Somos los nuevos judíos del siglo XXI (…). No llevamos la estrella de David amarilla, llevamos el corazón rojo de ganas de luchar y pelear por la dignidad humana y vamos a derrotar a los nazis del siglo XXI”, dijo Maduro, en un consejo de ministros transmitido por la televisora estatal VTV.

El mandatario se refirió, así, a protestas, denominadas escraches, que han ocurrido en las últimas semanas contra funcionarios y exfuncionarios del chavismo, y sus familiares, que viven o trabajan en el exterior.

 Vamos a derrotar a los nazis del siglo XXI

Los escraches han aumentado en medio de una ola de protestas opositoras que, desde que inició el 1 de abril, ha dejado 54 muertos causados por la brutal represión del régimen militar chavista.

El gobernante socialista comisionó a su canciller, Delcy Rodríguez, para encabezar “una cruzada (…) nacional e internacional, de lucha contra el odio fascista”.

Maduro acusó de nuevo a la oposición de hacer “terrorismo” como parte de un plan para darle un golpe de Estado que, asegura, es orquestado por el Gobierno de los Estados Unidos.

El mandatario señaló a Julio Borges, presidente del Parlamento, único poder controlado por la oposición, de promover ese “complot”.

Hace una semana, Borges viajó a los Estados Unidos y, según Maduro, “sostuvo reuniones con los más altos representantes encargados del aparato militar” de ese país. “No fue a hablar de paz, de democracia ni de respeto a Venezuela”, expresó.

La oposición, en tanto, acusa al régimen chavista de instaurar una “dictadura”, y a los militares y policías, de una “salvaje represión”.

Por su parte, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, afirmó ayer que Maduro “banaliza el Holocausto para beneficio de su dictadura”. “@NicolasMaduro banaliza el Holocausto y distorsiona un capítulo negro de la historia para beneficio de su dictadura”, escribió hoy Almagro en Twitter, sin precisar más al respecto.

La crisis venezolana ha encendido alertas en la comunidad internacional, y el Consejo de Seguridad de la ONU la debatirá el miércoles a petición de Washington, según dijeron fuentes.


Noticias Relacionadas