Jóvenes manifestantes encapuchados respondieron a las fuerzas de seguridad con piedras y cohetes explosivos. /AFP
Jóvenes manifestantes encapuchados respondieron a las fuerzas de seguridad con piedras y cohetes explosivos. /AFP

Mundo por Agencias,

Cientos de venezolanos se concentraron ayer en Caracas y en el interior del país para participar en manifestaciones en contra y a favor de una Asamblea Nacional Constituyente,

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció el domingo que no participará en la reunión de partidos políticos que se celebraba ayer en el palacio presidencial de Miraflores para debatir la convocatoria de Maduro de un eventual cambio en el ordenamiento jurídico interno.

En su lugar, la MUD llamó a sus simpatizantes a marchar desde varios puntos de Caracas hacia el despacho del jefe de la comisión presidencial para la Constituyente, el ministro de Educación Elías Jaua, donde pretenden consignar un documento en rechazo a la iniciativa de Maduro.

Mala jugada. El llamado que hizo el presidente Nicolás Maduro a una Asamblea Nacional acentuó la división en el país al ser rechazado por los opositores a su Gobierno

Por su parte, cientos de chavistas se concentraron en la Plaza Morelos, en el centro de la capital venezolana, para marchar hasta las cercanías de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), actualmente bajo el poder de los opositores, para expresar respaldo al eventual cambio de la Constitución.

Fuerzas antimotines impidieron con bombas lacrimógenas una marcha de miles de opositores que pretendían llegar al centro de Caracas y  se registraron choques en varios puntos del este de Caracas y en los estados Mérida, Lara y Zulia (oeste) dejando varios heridos o lesionados.

En Miraflores, el ministro de Educación, Elías Jaua, delegado por Maduro para impulsar la Constituyente, pidió a la MUD reflexionar. “Están abiertas las puertas (…) el camino es el diálogo”, instó en el encuentro con partidos políticos.

Con banderas venezolanas y letreros que rezaban “No más dictadura”, los opositores, que iniciaron sus protestas el 1 de abril, marcharon exigiendo la salida de Maduro del poder, pese a que siempre han sido repelidos por las fuerzas de seguridad cuando intentan llegar al corazón de la ciudad.

Gobierno con vía libre

Analistas como Luis Salamanca advierten del riesgo de que la oposición deje el camino libre al Gobierno para cambiar la Constitución, pero otros  opinan que “cualquier participación opositora solo validaría un proceso evidente de ruptura democrática en Venezuela”.

“Si Maduro quiere una Constituyente, que lo pregunte al pueblo en referendo”, dijo el líder opositor Henrique Capriles en la marcha.

El experto en temas electorales Eugenio Martínez estimó que podría darse un escenario como el de 2005, cuando la oposición se marginó de las elecciones parlamentarias, dejándole la vía libre al oficialismo para aprobar leyes de corte socialista.

“La gran diferencia es que entonces no había una ruptura del orden constitucional en progreso”, dijo Martínez.

La propuesta de Constituyente también ha generado rechazo internacional. A pesar de la decisión de Venezuela de salir de la Organización de Estados Americanos (OEA), el organismo mantiene para el 22 de mayo una reunión de cancilleres para discutir la crisis.


Noticias Relacionadas