Un grupo de personas participa en una manifestación en contra del gobierno venezolano el jueves 13 de abril de 2017, en Caracas (Venezuela). /EFE
Un grupo de personas participa en una manifestación en contra del gobierno venezolano el jueves 13 de abril de 2017, en Caracas (Venezuela). /EFE

Mundo por AFP,

Gases de un lado y cócteles molotov de otro: un violento enfrentamiento entre las autoridades venezolanas y manifestantes opositores tuvo lugar el jueves hasta la madrugada en una ciudad satélite de Caracas, donde además fueron saqueados varios comercios.

Una marcha de la oposición de entre 200 y 300 personas recorrió bajo la lluvia el centro de Los Teques, a 20 km de la capital. Al terminar, un grupo bloqueó el paso con escombros y vallas de la carretera Panamericana, principal vía de acceso.

La militarizada Guardia Nacional dispersó la protesta con gases lacrimógenos, mientras los manifestantes respondieron con piedras, botellas y bombas incendiarias.

Una foto que circulaba por las redes sociales, muy populares en Venezuela, mostró a manifestantes usando como barricadas unos ataúdes que supuestamente estaban vacíos y apiñados como basura, mientras que un video reveló cómo un vehículo blindado fue impactado por una bomba incendiaria.

El gobierno endosó la responsabilidad del caos a la oposición y viceversa

El opositor Henrique Capriles, gobernador del estado de Miranda, cuya capital es Los Teques, denunció el viernes que 15 locales comerciales fueron saqueados en la noche, incluidas varias panaderías.

“Todos los actos vandálicos, con nombre y apellido, son ordenados por el señor [ministro del Interior] Néstor Reverol, que cumple órdenes del señor [presidente Nicolás] Maduro”, dijo en una rueda de prensa.

El alcalde de Los Teques, Francisco Garcés, aliado de Maduro, escribió en Twitter: “Factores violentos de la oposición atentan contra la Propiedad Privada de pequeños y medianos comerciantes. ¡Rechacemos contundentemente!”.

El chavismo responsabilizó a Capriles de no activar a la policía del estado para mantener el orden.

Capriles respondió que la Guardia Nacional les arrebató el control de la situación y denunció además la presencia de los llamados “colectivos”, grupos de civiles armados que según la oposición sirven al gobierno.

Vecinos del sector escribieron en las redes sociales que escucharon detonaciones durante la noche.

Las manifestaciones contra Maduro cumplen casi dos semanas. La principal demanda en la calle es la destitución de los magistrados del máximo tribunal, luego de que se adjudicaran temporalmente las funciones del Parlamento de mayoría opositora y revocara la inmunidad de los diputados.

También se exige un cronograma electoral.

El próximo miércoles ha sido convocada la denominada “madre de las marchas”.


Noticias Relacionadas