Luego de seis días de la catástrofe, el panorama en Mocoa sigue siendo desolador. /Juan Pablo Pino
Luego de seis días de la catástrofe, el panorama en Mocoa sigue siendo desolador. /Juan Pablo Pino

Mundo por Juan Pablo Pino,

Al llegar a Mocoa e identificarse como periodista, es común oír la pregunta: “¿Por qué están diciendo en televisión que son 286 muertos si son muchos más?”. La pregunta se recibe de todo tipo de personas: comerciantes, transportadores, habitantes y, sobre todo, damnificados.

El fondo de la pregunta lo explicó Rosa Ruales, quien perdió su casa y su negocio en la avalancha. “Mire, esa avalancha se llevó barrios enteros. Nomás abajo, en El Progreso, se perdió casi todo. Lo más difícil es que esa gente no pudo salir de ahí porque no alcanzó, ahí el agua se empozó. Ahí vivían por lo menos 300 familias. ¿Cuántas personas había solo en ese barrio? Aquí hay por lo menos unos 1.000 muertos”, afirmó.

La frase

“Mire, esa avalancha se llevó barrios enteros. Nomás abajo, en El Progreso, se perdió casi todo. Lo más difícil es que esa gente no pudo salir de ahí porque no alcanzó”.
Rosa Ruales, sobreviviente

Ayer el director nacional de Medicina Legal, Carlos Valdés, informó que los muertos llegan a 286, pero al recorrer las calles de Mocoa el panorama muestra un balance más desolador. “Cuando estábamos resguardándonos de la avalancha, entre todos pudimos contar más de 80 personas que bajaron pidiendo ayuda. Solo en la casa del frente había un grupo de más o menos 40 resguardándose ahí. Pasó una piedra y solo escuchamos el golpe, a todos se los llevó. Solo en este barrio, yo le calculo que murieron por ahí unos 1.000 o más. Solo en esta cuadra se murieron casi todos”, dice Karina Sánchez, residente de San Miguel.

Los habitantes de Mocoa aseguran que la avalancha dejó un socavón de cerca de 20 metros que nunca había existido, allí quedaba el barrio El Progreso. Hoy hay una cañada profunda por donde pasa un río y que antes estaba lleno de casas.

La cifra cierta nunca se sabrá. Si bien las autoridades confirman un número de cadáveres, lo cierto es que bajo el fango de Mocoa hay muchas más víctimas que las que han encontrado los cuerpos de rescate. La sensación en la capital del Putumayo es que la cifra oficial de fallecidos se aleja bastante de lo que en realidad perdió Mocoa en capital humano. Las calles, las casas y el panorama que se ve en la ciudad podrían confirmar esa sensación.


Noticias Relacionadas

Hace unos días varios medios de comunicación aseguraron que el cantante colombiano J Balvin sufre de depresión y que debe tomar medicamentos contro...

por Metro Internacional