Lenín Moreno celebró junto al presidente de Ecuador, Rafael Correa, su triunfo y el cumpleaños adelantado del actual mandatario. / AFP
Lenín Moreno celebró junto al presidente de Ecuador, Rafael Correa, su triunfo y el cumpleaños adelantado del actual mandatario. / AFP

Mundo por AFP,

El socialista Lenín Moreno se declaró ayer presidente de “todos” los ecuatorianos tras el triunfo en el balotaje del domingo, cuyo resultado el opositor de derecha, Guillermo Lasso, calificó de “ilegítimo”.

“Voy a ser el presidente de todos, sí, de todos, pero fundamentalmente de los pobres”, expresó visiblemente emocionado Moreno ante unos 2.000 simpatizantes reunidos frente a la casa de Gobierno en Quito para el cambio de guardia de la escolta presidencial.

La victoria del exvicepresidente del carismático mandatario saliente, Rafael Correa, da un alivio a la izquierda latinoamericana y también al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Con un 99,29% del escrutinio oficial, Moreno, del movimiento Alianza País (AP), obtenía un 51,16% contra 48,84% para Lasso, de Creando Oportunidades (CREO).

El Consejo Nacional Electoral (CNE) tiene diez días de plazo para proclamar los resultados.
Lasso expresó ayer, en su cuenta en Twitter, que “las pruebas de irregularidades en el proceso electoral son muchas. Por eso, no podemos reconocer los ilegítimos resultados”.

Agregó que “agotaremos todas las vías políticas y jurídicas, en Ecuador y en el exterior, para que se respete la voluntad popular que pidió un cambio” y llamó a sus partidarios exigir de manera pacífica “transparencia” en el escrutinio ante las delegaciones electorales.

El CNE en Quito amaneció con vallas y resguardo por la fuerza pública tras protestas y leves escaramuzas con simpatizantes de Lasso el domingo por la noche. Lo mismo sucede con el organismo electoral en el puerto de Guayaquil (suroeste), la ciudad natal del opositor.

Feliz cumpleaños

El presidente electo, quien sufre una paraplejia por un disparo que recibió al ser asaltado en 1998, agradeció a quienes votaron en contra por su “participación democrática” y para que “robustezca la democracia”.

“Vamos a trabajar también por ellos, no faltaba más”, indicó Moreno en el acto militar, en el que cantó el “feliz cumpleaños” a Correa, que este jueves cumplirá 54 años.
Correa, que gracias al boom petrolero modernizó con su “Socialismo del siglo XXI” un país con fama de ingobernable, está en el poder desde 2007 y su mandato concluirá el 24 de mayo próximo.

Tras su victoria, Moreno, cuyo estilo conciliador contrasta con el temperamental Correa, agradeció por Twitter mensajes de felicitación de gobernantes de América Latina, donde Brasil, Argentina y Perú dieron un giro a la derecha en los últimos 16 meses.

Nicolás Maduro, cuyo gobierno es muy cercano al correísmo, es uno de los gobernantes latinoamericanos que felicitaron a Moreno por “el triunfo de la revolución ciudadana”, al igual que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Los ecuatorianos han “asestado una pérdida estratégica de alcance continental a los poderes fácticos que, dirigidos desde el Departamento de Estado, nuevamente fracasaron en su obsesivo intento por desestabilizar a los gobiernos progresistas de la región”, señaló Caracas en un comunicado.

El triunfo “marca la continuidad de los movimientos progresistas en América Latina, justo cuando la derecha regional arrecia sus ataques contra procesos soberanos como el que se vive en Venezuela”, publicó de su lado el diario cubano Granma, del gobernante Partido Comunista de Cuba.

“Vacas flacas”

Desde Londres, donde está asilado en la Embajada de Ecuador desde 2012, Assange, a quien Lasso amenazó con desalojarlo, también celebró la victoria de Moreno.
“Invito cordialmente al Señor Lasso que se retire del Ecuador en los próximos 30 días (con o sin sus millones offshore)”, escribió en Twitter el provocativo australiano, en referencia a las acusaciones del correísmo de que Lasso tiene capitales en paraísos fiscales.

Moreno, cuya partido obtuvo una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional en la primera vuelta del 19 de febrero, heredará un país dividido políticamente, golpeado por la prolongada caída del crudo, muy endeudado, con creciente desempleo y carísimo para el consumidor.


Noticias Relacionadas