/ EFE
/ EFE

Mundo por EFE,

Los veintisiete Estados miembros que formarán la Unión Europea tras la salida del Reino Unido han mostrado interés en acoger las sedes de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y la Agencia Europea de Medicamentos (AME), que tras el brexit deberán abandonar la ciudad de Londres.

“Tenemos peticiones de 27 Estados miembros para acoger la ABE y otras 27 para ser sede de la AME”, indicó una portavoz de la Comisión Europea.

En concreto, el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, envió una carta el miércoles por la noche al presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que expresaba el interés de su país por la ABE, informaron a Efe fuentes diplomáticas del Gran Ducado.

“Al transferir su sede a Luxemburgo, la Autoridad Bancaria Europea se beneficiará de todo un ecosistema que ya existe en este país como capital europea y plaza financiera internacional”, argumenta el mandatario en el escrito.

Bettel añade que la llegada de la agencia comunitaria a Luxemburgo permitiría “explorar” sinergias con otras instituciones ya instaladas en ese estado, como el Banco Europeo de Inversiones, el Fondo Europeo de Inversiones y el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

En la carta, el primer ministro remite al protocolo 6 del Tratado de Lisboa, que hace referencia a una decisión adoptada en 1965 en la que los países de la Unión se comprometían a instalar o transferir organismos y servicios comunitarios al Gran Ducado.

“Los gobiernos de los Estados miembros están dispuestos a instalar o transferir a Luxemburgo otros organismos y servicios comunitarios, sobre todo, en el ámbito financiero, siempre que su correcto funcionamiento esté asegurado”, plasma la decisión.

Luxemburgo reconoce haber aceptado dos excepciones a la norma al permitir el establecimiento de la ABE en Londres y del Banco Central Europeo en Fráncfort, pero recuerda que esas medidas se adoptaron con el consentimiento del Gran Ducado.

“Esta vez, queremos que se respete la decisión de 1965 y, por tanto, reclamamos que Luxemburgo sea la nueva sede de la Autoridad Bancaria Europea”, subrayaron fuentes diplomáticas luxemburguesas.

El vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis abrió el martes de la semana pasada una consulta pública destinada a recoger información que permita decidir el futuro de la ABE (Londres), la Autoridad Europea de

Valores y Mercados (París) y la Autoridad Europea de Supervisión de Seguros y Pensiones (Fráncfort).

El político letón planteó la opción de fusionar la Autoridad Bancaria Europea y la Autoridad Europea de Supervisión de Seguros y Pensiones en una nueva entidad radicada en Fráncfort.


Noticias Relacionadas