Decenas de refugiados reciben rechazo en varias ciudades europeas. /Getty
Decenas de refugiados reciben rechazo en varias ciudades europeas. /Getty

Mundo por Daniel Casillas/MWN,

Desde comienzos de este año, varias organizaciones internacionales de derechos humanos han informado de un aumento del número de casos de racismo contra personas que han escapado de conflictos armados y están buscando asilo en Europa. Los datos revelados por la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) indican que la violencia, el acoso, las amenazas y los discursos xenófobos dirigidos a los refugiados siguen siendo generalizados y graves en toda Europa, ya sean cometidos por autoridades estatales, empresas privadas o particulares.

21 de marzo. Como parte del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, que se celebra hoy, METRO investiga cómo los refugiados se enfrentan a este problema

Incluso el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) informó que ha recibido informes muy preocupantes de secuestros, torturas, extorsiones, abusos sexuales y físicos que sufren los refugiados por parte de contrabandistas a lo largo de las rutas clave.

Los expertos también coinciden en que hay un crecimiento generalizado de la xenofobia y el racismo contra este grupo vulnerable y que los ataques provienen tanto de gobiernos como de partidos políticos e incluso han llegado a la sociedad en general.

“En todo el mundo occidental hemos visto un notable aumento en los ataques xenófobos y las formas de discriminación racial. La retórica del miedo y la xenofobia tienen efectos reales sobre el terreno. El clima político general afecta directamente a la manera en que los refugiados son percibidos y tratados. El enojo que los partidos populistas dirigen a los refugiados y los inmigrantes se manifiesta en los actos de discriminación y en la violencia abierta hacia este grupo”  dijo a Metro Oliver Schmidtke, experto en migración y director del Centro de Estudios Globales de la Universidad de Victoria, Canadá.

Las agencias internacionales también advierten que la violencia contra los solicitantes de asilo en otros países no solo es física, también se presenta a través de mensajes de odio en medios populares como internet y redes sociales.

“Hay evidencia de un creciente discurso de odio dirigido a los solicitantes de asilo y los migrantes en internet, aunque la investigación sigue siendo difícil”, afirma un informe de  FRA, publicado a finales de 2016.

También toma nota de la falta de información sobre los incidentes de violencia contra los refugiados, ya que la mayoría de los Estados miembros de Europa no recogen ni publican datos estadísticos sobre esos incidentes.

La crisis de los refugiados en Europa no parece tener una solución lista y el Acnur espera que continúe durante el 2017. Por eso esta organización ha exigido a los Estados miembros que detengan las prácticas fronterizas que no se ajustan a la legislación internacional y europea, los rechazos, la denegación del acceso a los procedimientos de asilo y el uso de la violencia por parte de las autoridades.

Los expertos también creen que los gobiernos desempeñan un papel importante en la lucha contra la violencia y el racismo hacia los refugiados:

“Los gobiernos tienen un papel importante que desempeñar en el establecimiento del tono y las normas para la forma en que los refugiados deben ser vistos y tratados. Cuando los líderes gubernamentales apoyan oficialmente la admisión y la provisión de ayuda a los refugiados, este comportamiento positivo pasa a ser visto como un sistema sancionado, y las actitudes y comportamiento de los miembros de la comunidad se vuelven más positivos como resultado”, explicó Victoria Esses, directora del Centro de

Investigación sobre Migración y Relaciones Étnicas en la Universidad de Western Ontario, Canadá.

Aunque los gobiernos tienen una importante responsabilidad para poner fin a los ataques contra los migrantes, la sociedad también desempeña un papel muy importante en el proceso. Y, según Jeff Crisp, experto en temas de refugiados, migración y humanidad en la Universidad de Oxford, Reino Unido, las personas pueden tomar pequeñas acciones para contribuir a la lucha contra el racismo que padece este grupo vulnerable.

A fondo

¿La crisis de los refugiados sigue siendo un problema importante?

—La crisis de los refugiados no desaparece. Las Naciones Unidas y la comunidad internacional parecen incapaces de impedir que estallen nuevos conflictos armados y tampoco son capaces de llevar a término crisis prolongadas. La sequía, el hambre, los desastres naturales y el proceso del cambio climático podrían desplazar a más personas en los meses y años venideros. Si las personas no pueden vivir vidas pacíficas y productivas en sus propias comunidades y países, inevitablemente buscarán un refugio seguro y un futuro sostenible en otros lugares.

¿Son los refugiados víctimas de discriminación racial?

—Sí, la xenofobia es una fuerza poderosa y cada vez más potente en muchas partes del mundo, los refugiados son frecuentemente discriminados por su raza, religión, nacionalidad, origen étnico y género.

¿Consideras que el veto del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contra los refugiados y los migrantes es un acto de discriminación?

—Sí, hay claramente una dimensión discriminatoria en los Órdenes Ejecutivos del Presidente Trump de refugiados e inmigrantes. La decisión de Trump de reducir el número de refugiados reasentados en Estados Unidos es especialmente decepcionante, dado el creciente número de exiliados en todo el mundo que no pueden encontrar una solución a su difícil situación.

¿Qué deben hacer los gobiernos para combatir el racismo contra los refugiados?

—Los gobiernos y los partidos de oposición se han visto envueltos en una carrera hacia el fondo, tratando de superarse unos a otros en términos del lenguaje negativo que usan sobre refugiados y solicitantes de asilo, así como las medidas que utilizan para excluir a tales personas de sus sociedades. Sin embargo, líderes políticos como Angela Merkel de Alemania, y Justin Trudeau de Canadá, han demostrado que es posible un liderazgo político fuerte sobre el tema de los refugiados y el racismo, y sus esfuerzos en este sentido deben ser aplaudidos y reproducidos en otros lugares.

Jeff Crisp
Experto en temas de refugiados, migración y humanidad y miembro del Centro de Estudios sobre Refugiados de la Universidad de Oxford, Reino Unido


Noticias Relacionadas