El norcoreano Ri Jong Chol (C) es escoltado por oficiales de la Royal Malaysia Police (RMP) mientras abandona la sede de la Policía del Distrito de Sepang en Sepang, (Malasia) el viernes 03 de marzo de 2017. Ri Jong Chol ha sido puesto en libertad por falta de pruebas para acusarlo del asesinato de Kim Jong-nam, medio hermano del líder norcoreano Kim Jong-un, informaron los medios citando a funcionarios. /EFE
El norcoreano Ri Jong Chol (C) es escoltado por oficiales de la Royal Malaysia Police (RMP) mientras abandona la sede de la Policía del Distrito de Sepang en Sepang, (Malasia) el viernes 03 de marzo de 2017. Ri Jong Chol ha sido puesto en libertad por falta de pruebas para acusarlo del asesinato de Kim Jong-nam, medio hermano del líder norcoreano Kim Jong-un, informaron los medios citando a funcionarios. /EFE

Mundo por AFP,

Malasia anunció el sábado que le daba 48 horas al embajador de Corea del Norte para abandonar su territorio, tras la crisis diplomática abierta por el asesinato del hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-Un en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

“El embajador ha sido declarado persona non grata”, dijo el ministerio malasio de Exteriores en un comunicado.

El mes pasado, Kim Jong-nam, de 45 años, murió envenenado por un gas neurotóxico que, según las autoridades malasias, podría ser el agente VX, una versión más letal del gas sarín.

Su asesinato ha tensado mucho las relaciones entre Malasia y Corea del Norte, que ha criticado con dureza la investigación del caso por las autoridades malasias, a las que acusa de estar aliadas con sus enemigos.

“La expulsión del embajador de la RDPC (Corea del Norte) obedece a la preocupación del Gobierno de que Malasia pudo haber sido utilizada para actividades ilegales”, indica el comunicado.

Malasia convocó al embajador norcoreano Kang Chol el mes pasado para reprenderle después de que éste acusara a las autoridades locales de conspirar con “fuerzas hostiles”.

Corea del Sur culpa al régimen de Corea del Norte de estar detrás del asesinato de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder norcoreano caído en desgracia años atrás. Una acusación rechazada por Corea del Norte, que se niega a reconocer la identidad del fallecido, rechaza las conclusiones de la autopsia y asegura que la víctima murió de un ataque al corazón.

La policía malasia se negó en febrero a entregar el cuerpo de la víctima las autoridades norcoreanas.

Kuala Lumpur canceló, además, un acuerdo de libre circulación de personas con Corea del Norte y llamó a consultas a su embajador en Pyongyang, dañando así unas relaciones que antaño fueron buenas.

La expulsión del embajador se produce el mismo día en que el único norcoreano detenido por el asesinato tachó la investigación malasia de “conspiración para perjudicar la dignidad de la República (de Corea del Norte)”.

Ri Jong-chol, que fue liberado y deportado el viernes por falta de pruebas, aseguró que la policía le había ofrecido una buena vida en Malasia a cambio de realizar un falso testimonio.

Esas declaraciones se produjeron días después de que dos mujeres, una vietnamita y una indonesia, fueran inculpadas por el asesinato de Kim Jong-nam.

Imágenes de las cámaras de videovigilancia del aeropuerto de Kuala Lumpur muestran cómo dos mujeres se acercaron por la espalda a Kim Jong-nam, y una de ellas le tiró, al parecer, algo a la cara.

La víctima fue llevada a la clínica del aeropuerto, pero falleció durante su traslado al hospital.

– Amenaza a Estados Unidos –

El viernes la policía malasia emitió una orden de arresto contra un empleado de una aerolínea norcoreana, Kim Uk Il, de 37 años, en relación con el asesinato.

Y también pidió a Hyon Kwang Song, el segundo secretario de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur, que colaborara con la investigación sobre el caso.

Las autoridades creen que ambos se encuentran todavía en Malasia, a diferencia de cuatro sospechosos que podrían haber huido a Pyongyang el día del asesinato.

Entretanto, medios surcoreanos y japoneses indicaron, citando a fuentes diplomáticas, que Estados Unidos se está planteando volver a incluir a Corea del Norte en su lista negra del terrorismo, que incluye actualmente a Irán y Siria.

“Estados Unidos va a tomar conocimiento del alto precio a pagar por sus acusaciones sin asidero” contra Corea del Norte si vuelve a incluirla en la lista, dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano, citado por la agencia oficial KCNA.

El portavoz añadió que Corea del Norte se opone a “todas las formas de terrorismo” y acusó a Estados Unidos de querer dañar su reputación.


Noticias Relacionadas