/Agencias
/Agencias

Mundo por Metro Internacional,

Un grupo de  60 científicos provenientes de 30 países, incluido Chile, iniciaron una expedición de tres meses a la Antártida con el objetivo de recopilar información que permita a investigadores de diversos campos entender mejor el impacto del cambio climático en el océano antártico.

Se trata de la Expedición de Circunnavegación Antártica (ACE por sus siglas en inglés), proyecto que consiste en darle la vuelta a la Antártida, lo que a su vez supone darle la vuelta al mundo al cruzar todos los meridianos. Es pionero, porque es la primera vez en la historia que se circunnavega complemente junto con las islas subantárticas con fines científicos.

La expedición es una iniciativa del recién creado Instituto Polar Suizo, un proyecto de un país sin mar y lejos de los polos, pero que es líder en investigación polar y que tiene como máximo exponente a Frederik Paulsen, empresario y explorador polar, al que se le ocurrió la idea y que patrocina gran parte del mismo.

Desde la biología  a la oceanografía

A bordo de la “Akademic Treshnikov”, una imponente nave rusa de 130 metros de eslora acondicionada para la ocasión, los expertos, entre los que se cuentan dos chilenas, una bióloga marina de la Universidad de Valparaíso y una glacióloga de la Universidad de Magallanes,  están trabajando en 22 proyectos de disciplinas que van desde la biología, pasando por la climatología hasta la oceanografía.

El viaje, dividido en tres etapas,  partió el 20 de diciembre de 2016 desde Cape Town, en Sudáfrica, y tras su paso por Hobart (Australia), y por la base de Mertz en el continente antártico, la ACE arribó a Punta Arenas (Chile), desde donde se incorporó el biólogo de la Universidad de Chile Javier Naretto, rumbo a la isla Georgia del Sur (San Pedro).

La investigación  en la que forma parte Naretto se basa en la observación de la diversidad de refugios marinos en islas subantárticas. “La biodiversidad en el océano Austral, donde hay 8.300 especies descritas, pero se estima que podría haber más de 15.000,  otorga las condiciones que hacen de la Antártida un gigantesco laboratorio”, dice Naretto.


Noticias Relacionadas