México se comprometió a no permitir que los Estados Unidos impongan reformas migratorias en su país /AFP.
México se comprometió a no permitir que los Estados Unidos impongan reformas migratorias en su país /AFP.

Mundo por EFE,

Los Gobiernos de México y Estados Unidos acordaron celebrar una reunión con varios países americanos para abordar el fenómeno migratorio, especialmente de Centroamérica, y buscar políticas de desarrollo que desincentiven el éxodo de personas.

“En los próximos meses habremos de convocar a un encuentro (…) conjuntamente, Estados Unidos y México, con los países del Triángulo Norte y otros países de la región como son Canadá, Colombia y otros países de América Central”, dijo el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Durante una declaración conjunta ante la prensa con el secretario de Gobernación mexicano, Miguel Ángel Osorio, y los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de EE.UU., Rex Tillerson y John Kelly, de visita oficial, apuntó que este encuentro deberá fomentar un “diálogo constructivo” entre naciones.

Ello en aras de crear “una responsabilidad regional conjunta para el desarrollo de América Central”.

De esta manera, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) señaló que ambos Gobiernos deben asumir “una responsabilidad compartida” que atienda el fenómeno no solo desde el “control migratorio”, sino desde las “verdaderas causas”, como son “el desarrollo y la estabilidad de estas naciones”.

 En este sentido, recordó a Estados Unidos que México hoy día es un país de tránsito, y no de origen de migrantes, pues la mayoría de indocumentados que buscan llegar a Estados Unidos proceden del Triángulo Norte, conformado por El Salvador, Honduras y Guatemala.

En su turno de palabra, el secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, dijo que la migración debería ser “segura”, y habló de “profundizar” la colaboración regional para que “menos migrantes se embarquen en un viaje tremendamente peligroso” desde Centroamérica a EE.UU.

En este contexto, reconoció que el motivo de la migración es la “falta de oportunidades” y que, precisamente por ello, se debe intentar cambiar la realidad económica y social en Centroamérica.

En ello coincidió Tillerson, quien dijo que el Gobierno de Donald Trump reconoce la cooperación que ya existe entre México y Estados Unidos para “limitar la migración irregular”, reforzando la frontera sur” de México y apoyando a Guatemala, Honduras y El Salvador en sus esfuerzos para “reducir la violencia y estimular las oportunidades económicas en la región”.

Osorio exigió hoy que la repatriación de migrantes sea “ordenada” y garantizando el respeto a los derechos humanos.

Asimismo, remarcó ante sus colegas la “importancia” de estrechar la cooperación con los países de Centroamérica, a fin de “construir un esquema de colaboración” que articule una “auténtica estrategia de seguridad”.

Ni ministros mexicanos ni estadounidenses hicieron este jueves referencia al muro fronterizo entre ambos países, que Trump quiere reforzar a lo largo de toda la frontera y, según ha asegurado en varias ocasiones, hacer que México pague por él.

El republicano ha endurecido los controles migratorios tras su llegada el poder el pasado 20 de enero y antes de su victoria electoral en noviembre pasado llegó a decir que la mayoría de migrantes mexicanos que cruzan hacia Estados Unidos son “criminales” y “violadores”.


Noticias Relacionadas