Fotografía facilitada el 13 de febrero de 2017, que muestra a unos activistas de la fundación al-Bashaa'er que plantan olivos en las calles del territorio rebelde Ein Tarma, en Siria. /EFE
Fotografía facilitada el 13 de febrero de 2017, que muestra a unos activistas de la fundación al-Bashaa'er que plantan olivos en las calles del territorio rebelde Ein Tarma, en Siria. /EFE

Mundo por EFE,

Rusia ha pedido formalmente al Gobierno sirio que detenga cualquier operación militar área en las zonas cubiertas por el alto el fuego en vigor, mientras duran las negociaciones de paz que empiezan mañana en Ginebra, dijo hoy el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Según el diplomático, Rusia anunció momentos antes -en una reunión en la que participaron una veintena de países con influencia en el conflicto sirio- que había pedido al régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, “silenciar los cielos” de Siria.

A la oposición armada se le está reclamando un gesto similar en el terreno militar -considerando que no tiene ningún tipo de poder aéreo- y “que evite cualquier tipo de provocación” que pueda provocar el fracaso las conversaciones diplomáticas.

De Mistura informó en una rueda de prensa de que buena parte de los participantes en las negociaciones ya se encuentran en Ginebra y que algunos llegarán el jueves.

Aún no está definido si las negociaciones serán directas -con las delegaciones rivales reunidas en una misma sala- o indirectas, como ocurrió en las tres rondas realizadas el año pasado

Ello obligaba a De Mistura a desplazarse de un ambiente a otro para llevar y traer las posiciones de las partes enemigas.

En esta ocasión, De Mistura no espera progresos inmediatos y considera que mañana será en realidad el inicio de una serie de rondas de conversaciones para que la paz retorne a Siria, donde la guerra civil cumplirá seis años a mediados de marzo.

“No espero ningún progreso inmediato, sino que sea el inicio de una serie de rondas en las que podamos avanzar en los temas sustantivos”, comentó.

Sin embargo, el representante de la ONU enfatizo la trascendencia de las conversaciones que están a punto de reanudarse por considerar que ocurren en un momento en el que la tregua que rige en gran parte de Siria ofrece la oportunidad de que el proceso político pueda llevar a resultados concretos.

“El impulso político le da razón de ser al alto el fuego y viceversa”, sintetizó.

De Mistura advirtió, no obstante, que habrá quienes intentarán boicotear estos esfuerzos de paz y provocarán situaciones para intentar forzar a alguna de las partes en las negociaciones a retirarse.

Por otra parte, el mediador dijo que tiene conocimiento de que la mitad de la delegación de la oposición siria está compuesta por representantes de grupos armados.

“La oposición ha expandido la participación de los grupos armados y éstos representan más del 50 por ciento de la delegación (negociadora)”, mencionó.

“Los que luchan y mueren (en el campo de batalla) quieren negociar y el presidente Al Asad ha dicho también que quiere negociar con quienes le combaten”, agregó.


Noticias Relacionadas