/EFE
/EFE

Mundo por EFE,

El presidente de EE.UU., Donald Trump, visitó por primera vez el Museo de Historia y Cultura Afroamericana, situado junto al obelisco del Monumento a Washington en la avenida Constitución e inaugurado en septiembre pasado por su antecesor en la Casa Blanca y primer mandatario negro de la historia del país, Barack Obama.

El recorrido por el museo, realizado con motivo del Mes de la Historia Afroamericana, que se celebra cada febrero, “fue un recordatorio significativo de por qué tenemos que luchar contra el fanatismo, la intolerancia y el odio en todas sus muy feas formas”, comentó Trump a los periodistas al finalizar la visita.

Después se refirió en concreto a las recientes “amenazas antisemitas” contra la comunidad judía en EE.UU., sobre las que dijo que son “un triste recordatorio” del trabajo pendiente para “erradicar el odio, los prejuicios y el mal”.

 De acuerdo con la JCC Association of North America, un total de 11 centros judíos recibieron este lunes amenazas de bomba por teléfono, todas falsas.

Desde el pasado 9 de enero, el número de incidentes similares asciende en total a 69 en 54 centros judíos de 27 estados de EE.UU. y de una provincia canadiense, según esa organización.

Trump había recibido críticas por no haber condenado de manera explícita el antisemitismo en varias comparecencias públicas, como cuando la semana pasada evitó hacerlo en una conferencia de prensa pese a declararse la persona “menos antisemita” de EE.UU.

Además, en un comunicado conmemorativo emitido a finales de enero sobre el Holocausto nazi, Trump no hizo ninguna referencia a los judíos ni al antisemitismo.

“El antisemitismo es horrible. Y va a cesar y tiene que cesar”, subrayó hoy Trump en declaraciones a la cadena MSNBC después de su recorrido por el museo.

Tras las denuncias sobre las amenazas sufridas por los centros judíos, la hija mayor de Trump, Ivanka, hizo el domingo un llamado a respetar el “principio de la tolerancia religiosa” en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

 Ivanka se convirtió al judaísmo antes de casarse con Jared Kushner,

Kushner es judío practicante, nieto de supervivientes del Holocausto y quien ahora ocupa el cargo de asesor de Trump.

Antes de las palabras de hoy de Trump contra el antisemitismo, la excandidata demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton había instado en Twitter a todo el mundo, “comenzando con @POTUS (acrónimo del presidente)”, a denunciar las “preocupantes” amenazas sufridas por los centros judíos.

Por otro lado, después de visitar el museo, Trump afirmó sentirse “profundamente orgulloso” de su existencia y su dedicación a honrar a “los millones de hombres y mujeres afroamericanos” que construyeron la herencia nacional.

El colosal museo narra la historia de los afroamericanos en Estados Unidos desde la esclavitud, pasando por la lucha por los derechos civiles y hasta la llegada a la Casa Blanca en 2009 de Obama, el primer presidente negro del país.

Al mencionar el “privilegio” de haber recorrido el museo y a varios de los “héroes” afroamericanos presentes en él, Trump prometió continuar con la “promesa de libertad” para la comunidad negra y para “todos los estadounidenses”.

“Tenemos un país dividido. Ha estado dividido por muchos, muchos años, pero lo vamos a unir”, prometió el mandatario.

Trump ha protagonizado varias polémicas con la comunidad afroamericana y una de las más sonadas fue su ataque al congresista e histórico líder de derechos civiles John Lewis, quien expresó sus dudas sobre la legitimidad de la victoria electoral del magnate debido a la supuesta injerencia rusa en los comicios.

 Debido a los ataques de Trump contra Lewis, más de medio centenar de legisladores demócratas decidieron no acudir a su investidura presidencial el pasado 20 de enero en señal de protesta.

Más recientemente, en una reunión en la Casa Blanca precisamente con motivo del inicio del Mes de la Historia Afroamericana, dejó entrever su ignorancia al insinuar que Frederick Douglass, uno de los más reconocidos abolicionistas de EE.UU. y fallecido en 1895, seguía vivo.
Durante su campaña, Trump pidió el voto a los afroamericanos con el argumento de que no tenían “nada que perder” si lo apoyaban y recibió críticas por dibujar un panorama desolador de violencia y pobreza en muchas de las comunidades negras del país.

Además de Ivanka, su hija mayor, acompañaron hoy a Trump en el recorrido por el museo su nominado para encabezar el Departamento de Vivienda, Ben Carson, y la asesora presidencial Omarosa O. Manigault, ambos afroamericanos.

La semana pasada, la primera dama de EE.UU., Melania Trump, visitó el Museo de Historia y Cultura Afroamericana junto con Sarah Netanyahu, esposa del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.


Noticias Relacionadas