Los insurgentes "consiguieron entrar en Al Bab y han tomado una zona de graneros en el sur, un edificio de instituto de secundaria y una panadería" /EFE
Los insurgentes "consiguieron entrar en Al Bab y han tomado una zona de graneros en el sur, un edificio de instituto de secundaria y una panadería" /EFE

Mundo por EFE,

Facciones rebeldes sirias, respaldadas por las fuerzas turcas, irrumpieron hoy en la ciudad de Al Bab en la provincia septentrional de Alepo, el último feudo del grupo yihadista Estado Islámico (EI), al que han arrebatado el 10 % de la superficie.

Los insurgentes “consiguieron entrar en Al Bab y han tomado una zona de graneros en el sur, un edificio de instituto de secundaria y una panadería”, dijo a Efe el coronel Ahmad Ozman, comandante de la Brigada Sultán al Murad, uno de los grupos que participan en la ofensiva en Al Bab.

“El avance de los revolucionarios todavía continúa”, dijo por teléfono Ozman, cuya facción está integrada, sobre todo, por milicianos turcomanos (una minoría turcohablante).

Por su parte, otro responsable opositor, el coronel Abu Firás, portavoz del Frente del Levante, una alianza de organizaciones armadas de Alepo que también participa en el ataque, aseguró a Efe que dominan “más del 10 % de la localidad”.

“Hoy hemos liberado el hospital Al Hekma, el club deportivo y la rotonda de Tadaf, en el sur, donde prosigue nuestro ataque”, detalló Abu Firás en una conversación telefónica.

Según esta fuente, los extremistas están “totalmente rodeados” dentro de Al Bab

Desde finales de agosto, los insurgentes sirios, respaldados por aviones y carros de combate turcos, desarrollan la operación “Escudo del Éufrates” contra el EI junto a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada encabezada por milicias kurdas en Alepo.

Hace tres meses, los rebeldes y los efectivos turcos llegaron a la periferia de Al Bab, donde intensificaron esta semana sus ataques contra los yihadistas.

El comandante del Consejo Militar de Al Bab y su Periferia, Yamal Musa, explicó, por su parte, a Efe, que los rebeldes y los efectivos turcos han irrumpido en Al Bab desde el oeste.

“Es un área poco habitada, tan solo hay algunas edificaciones y graneros, apenas hay civiles, porque la mayoría se ha trasladado a partes más céntricas de la ciudad para resguardarse de los bombardeos de Turquía”, indicó Musa.

El Consejo Militar de Al Bab y su periferia está compuesto por milicianos originarios de esta urbe y está vinculado con las FSD, que operan en zonas próximas

Musa calificó de “fuera de lo normal” los ataques aéreos y de la artillería turca, que, afirmó, durante la jornada de hoy han ascendido a más de ochenta.

De hecho, de acuerdo con datos del Observatorio, al menos 328 civiles, entre ellos 67 menores y 37 mujeres, han perdido la vida en Al Bab y pueblos de su extrarradio por los bombardeos y el fuego de la artillería turca desde el pasado 13 de noviembre, fecha en la que las fuerzas de la operación “Escudo del Éufrates” llegaron al área.

Por esa región también han progresado en las últimas semanas efectivos gubernamentales sirios respaldados por equipos de élite del grupo chií libanés Hizbulá y fuerzas rusas, según el Observatorio y los rebeldes sirios, aunque ni Moscú ni ninguna otra parte internacional han confirmado el “despliegue ruso”.

El jueves pasado, los rebeldes, apoyados por las tropas turcas, y los efectivos leales al Gobierno de Damasco se enfrentaron al suroeste de Al Bab, después de que tres soldados turcos fallecieran y otros once resultaran heridos en un bombardeo de Rusia.

El ejército sirio y los milicianos opositores se encontraron en el pueblo de Abu Zindín, al suroeste de Al Bab, donde transcurrieron los combates, tras sus avances respectivos en los días anteriores.

Los choques se aplacaron después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, pidiera disculpas por teléfono a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, por el ataque, que el Estado Mayor del Ejército de Rusia aseguró que había sido “no intencionado”.

El coronel Abu Firás precisó que “las fuerzas del régimen se ubican ahora en el punto de contacto con los efectivos de la operación ‘Escudo del Éufrates’ al suroeste de Al Bab”, aunque reiteró que “no existe” ningún tipo de colaboración entre ambos.

Un mapa publicado hoy por el Observatorio muestra que las fuerzas armadas sirias y sus aliados se encuentran en áreas de la periferia suroccidental, a 1,5 kilómetros de la ciudad.

En paralelo al progreso de los rebeldes sirios y las tropas kurdas en Al Bab, el EI es hostigado también por las FSD en la provincia nororiental de Al Raqa, su bastión más importante en Siria.

El Observatorio destacó que esa fuerza, que cuenta con la cobertura aérea de la coalición internacional liderada por EEUU, se ha aproximado a 8 kilómetros al noroeste de la ciudad de Al Raqa, capital provincial.


Noticias Relacionadas