Malcolm Turnbull, Primer Ministro australiano. /EFE
Malcolm Turnbull, Primer Ministro australiano. /EFE

Mundo por EFE,

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, dijo hoy que el presidente estadounidense, Donald Trump, tiene “mucha personalidad”, tras la áspera discusión por un acuerdo bilateral sobre refugiados suscrito con la administración de Barack Obama.

La Casa Blanca ha calificado como “increíblemente decepcionante” el acuerdo para reubicar en EEUU unos 1.250 refugiados que Australia tiene internados en centros en el Pacífico y que fue criticado por Trump durante la llamada a Turnbull.

Según el The Washington Post Trump terminó la conversación abruptamente a los 25 minutos y tras acusar a Australia de querer exportar a su país a “los próximos atacantes de Boston”, en alusión al atentado en 2013 durante una maratón en esa ciudad.

En declaraciones a la radio 2SM, Turnbull reiteró que se trató de una “discusión franca” y aseguró que el presidente de EEUU se ha comprometido a honrar el convenio, que Trump había calificado “como el peor acuerdo jamás hecho”

“Ha sido muy crítico con el acuerdo, pero lo hemos persuadido para que se adhiera a él a pesar de todo”, dijo Turnbull, sin dar más detalles.

Según el Canal 9, durante la polémica llamada Turnbull le habría dicho a Trump que “tú eres un empresario, yo soy un empresario, un acuerdo es un acuerdo”.

En Washington, el embajador australiano en EEUU, Joe Hockey, se reunió en la Casa Blanca con el jefe de estrategia de Trump, Steve Bannon, y el jefe de Gabinete, Reince Priebus, para abordar el acuerdo migratorio.

Varios senadores estadounidenses llamaron anoche a Hockey para disculparse, entre ellos John McCain, según la cadena local ABC.

Mientras, Trump moderó su lenguaje anoche cuando aseguró que tiene “un gran respeto por Australia, amo a Australia, pero tenemos un problema”, aunque justificó la dureza de su tono en las llamadas telefónicas porque “cada nación del mundo virtualmente se aprovecha de nosotros”.

Australia es uno de los mayores aliados de Estados Unidos a quien le ha brindado un apoyo incondicional en sus campañas en Irak, Afganistán y en la lucha contra el Estado Islámico en Siria.

Australia confía en Estados Unidos para poder solucionar el problema de los centenares de solicitantes de asilo y refugiados que se encuentran en los centros de tramitación que tiene desde 2012 en Nauru y en la isla Manus, en Papúa Nueva Guinea.

Estos centros han sido criticados por la ONU y grupos de defensa de derechos humanos por las condiciones “inhumanas” que ofrecen.


Noticias Relacionadas

La isla de la basura, en su mayoría de plástico, se ha encontrado en el océano Pacífico. Tras el descubrimiento, el “Estudio Freischärler”, c...

por Metro Internacional