El presidente estadounidense, Donald Trump (i), y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence (d). /EFE
El presidente estadounidense, Donald Trump (i), y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence (d). /EFE

Mundo por EFE,

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se jactó ayer de la diplomacia “dura” con la que tiene desconcertado al mundo y prometió seguir por esa senda para que ninguna nación vuelva a “aprovecharse” de su país.
Esta declaración de intenciones la hizo durante el tradicional Desayuno Nacional de Oración pocas horas después de que se filtraran los supuestos desplantes que les hizo al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y al primer ministro australiano, Malcolm

Turnbull, en sendas llamadas telefónicas recientes.

“Cuando oigan sobre las duras llamadas telefónicas que estoy teniendo, no se preocupen. Son duras, tenemos que ser duros. Es hora de que seamos un poco duros”, comentó Trump, en un foro en el que ha solido predominar un tono conciliador en años anteriores.

Y defendió la utilidad de su “dureza”, al subrayar que “prácticamente todas las naciones del mundo se han aprovechado” de Estados Unidos, algo que, con él en la Casa Blanca, “no va a ocurrir más”.

Muro en dos años

El Gobierno de Estados Unidos espera tener terminado el polémico muro fronterizo con México en un plazo de dos años, aseguró el secretario de Seguridad Nacional (DHS), el general John Kelly, en una entrevista con la cadena Fox.

“El muro se construirá donde se necesite primero, y luego lo completaremos. (…) Realmente espero tenerlo todo hecho en los próximos dos años”, dijo Kelly en la primera entrevista desde que asumió el cargo el pasado 20 de enero, que tuvo notable repercusión tras emitirse a última hora del miércoles.

Trump firmó la semana pasada una orden ejecutiva para iniciar en “meses” la construcción del muro en la frontera, una obra que, en su opinión, acabará con la inmigración ilegal y el narcotráfico.

El tema de la construcción del muro y la insistencia de Trump en que será México, de una forma u otra, el que pagará su coste ha generado una importante crisis con el país vecino, cuyo presidente, Enrique Peña Nieto, canceló el viaje que tenía previsto a Washington para esta semana.

“Estamos examinando el tema del dinero”, aseguró Kelly, quien dijo ser optimista sobre ese aspecto y consideró que “la financiación llegará con relativa rapidez”.

La Casa Blanca está trabajando con el liderazgo republicano del Congreso para aprobar una partida de gasto adicional destinada a financiar la construcción del muro en los casi 2.000 kilómetros que aún restan por vallar y también para que autorice los trabajos para llevar a cabo esta labor.

Kelly visitó el miércoles la frontera con México para estudiar la construcción del muro, una de las promesas más importante que hizo Trump durante su campaña presidencial.


Noticias Relacionadas