/Getty Images
/Getty Images

Mundo por EFE,

El presidente de Brasil, Michel Temer, defendió hoy la cooperación internacional como un mecanismo para atraer inversiones y anunció las visitas de los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y del gobierno de España, Mariano Rajoy, durante el primer semestre del año.

Brasil tiene que “vivir estrechamente con todos los países para la generación de inversiones”, declaró Temer durante la apertura en Sao Paulo de la Conferencia Latinoamericana de Inversiones 2017, promovida por el banco suizo Credit Suisse.

Sin citar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticado por la política sobre migración y comercio internacional puesta en marcha en sus primeros días de Gobierno, Temer defendió la apertura económica y la fuerza de los inmigrantes en una nación como Brasil.

“Ante la incertidumbre del escenario internacional, Brasil se afirma como un espacio especialmente atractivo para los negocios. Somos una democracia plural, libre de conflictos étnicos o religiosos. Somos un país abierto para el mundo”, expresó Temer, hijo de inmigrantes libaneses.

El gigante suramericano “se formó exacta y justamente por la inmigración, por aquellos que vinieron a Brasil, de las más diferentes razas, de las más variadas tendencias y construyeron el país”.

“También con nuestros vecinos, nosotros convivimos en paz hace muchísimos años”, recalcó el presidente brasileño, convencido de que “lo que mueve las relaciones exteriores es la ruta de la cooperación, del desarrollo y del entendimiento”.

Temer aprovechó para adelantar que recibirá la visita de los presidentes de Argentina, Mauricio Macri -pautada para el próximo 7 de febrero- y del gobierno de España, Mariano Rajoy, en fecha aún por concretar.

En su encuentro con empresarios, el jefe de Estado se refirió también a su política fiscal para salir de la crisis y apuntó que “tenemos que salir de la recesión profunda, con fuerza. Vamos a comenzar a obtener el crecimiento y con el Estado eficiente en todos los sentidos, una democracia de la eficiencia”, manifestó Temer.

“Quien planta responsabilidad recoge indicadores saludables”, agregó, y “lo que estamos haciendo con gran responsabilidad es garantizar los derechos del pueblo, en particular con la salud y la educación”.

La política fiscal de Temer, que ha fijado un techo para el gasto público vinculado con la inflación y ha impulsado una reforma del sistema de pensiones, ha sido duramente criticada por organizaciones sociales que consideran que el ajuste perjudicará los recursos para la salud y la educación.

“Tenemos que preocuparnos. Si no ajustamos la previsión social vamos a perjudicar a los jóvenes de hoy”, afirmó el presidente, que no se refirió a las cifras de desempleo de 2016 divulgadas hoy, que arrojan un récord histórico, con cerca de 12 millones de parados, el 11,5 por ciento de la población activa, tras un crecimiento del 37 por ciento sobre el ejercicio anterior y que confirman la gravedad de la crisis que azota al país.

La conferencia continuará hasta el miércoles en Sao Paulo con la participación, entre otros, del ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, y de los presidentes del Banco Central, Ilan Goldfajn, y la petrolera estatal Petrobras, Pedro Parente.


Noticias Relacionadas