Gente protestando en Los Ángeles. /EFE
Gente protestando en Los Ángeles. /EFE

Mundo por Metro Internacional,

El viernes, cuando el presidente electo juramentaba como presidente número 45 de Estados Unidos, un sector de Washington D.C. celebró su llegada al poder. Pero, al otro lado de la nación, en la ciudad de Los Ángeles, California; el ambiente que se respiró no fue necesariamente de fiesta.

Al menos tres marchas se llevaron a cabo entre el viernes y el sábado que buscaban enviar un mensaje a Washington D.C. Los dos eventos más importantes fueron: “United Against Hate-Inauguration March” y la Marcha de la Mujeres.
Precisamente, esta última actividad contó con el apoyo de figuras como Beyonce, Cher, Julianne Moore, Olivia Wilde, América Ferrera, Scarlett Johansson, Debra Messing y Katy Perry, entre otras.

La mayoría de este grupo de poderosas artistas ha endosado el evento cuya marcha principal se llevó a cabo en la capital federal. Sin embargo, se realizaron eventos similares en otras jurisdicciones incluyendo Los Ángeles, donde participaron la actriz Jane Fonda y la periodista Lisa Ling, presentadora del programa This is Life with Lisa Ling que se transmite a través de CNN.

Pero, contrario a lo que se podría pensar, esto no fue una protesta en contra de Trump, según sus organizadores. En todo caso, fue “una celebración de los derechos humanos” y su propósito era llamar la atención sobre asuntos relevantes para las mujeres como la salud reproductiva, entre otros asuntos.

Protestas masivas. Miles de mujeres se pronunciaron ante la llegada de Trump al poder

Los organizadores de la marcha angelina aseguraron que se congregaron 750.000 manifestantes, según un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

La Policía de la ciudad no dio una estimación de afluencia a la protesta, pero señaló que puede ser la manifestación más grande en Los Ángeles en una década, desde la Gran Marcha por la reforma migratoria en 2006 que fue respaldada por 500.000 personas, informó el diario Los Ángeles Times.

Fue histórica, un evento sin precedentes. La marcha de las Mujeres en Washington ha inspirado que se efectúe por lo menos una marcha en cada uno de los 50 estados (incluyendo Puerto Rico); en 57 países; y en seis continentes”, afirmó Tina Cassidy, portavoz de la Marcha de las Mujeres. “Nosotros esperamos la participación de 1 millón de personas alrededor del mundo”, agregó.

La realidad, sin embargo, es que muchos de los famosos que apoyan el evento también respaldaron públicamente a la rival política de Trump, la candidata demócrata a la presidencia Hillary Clinton.

Por ejemplo, Katy Perry cantó en eventos políticos de Hillary mientras que Debra Messing protagonizó un video en el que junto a sus compañeros de reparto de la famosa serie Will & Grace, que regresa a la television después de 10 años fuera del aire, expresaba su respaldo a la esposa del expresidente Bill Clinton.

La portavoz de la Marcha de la Mujeres, sin embargo, restó importancia a que el evento cuente con el respaldo de artistas que habían apoyado a Hillary. “Damos la bienvenida a cualquiera que quiera unirse a nosotros para defender los derechos de la mujer, los derechos humanos, los derechos de los homosexuales, el medio ambiente, los discapacitados y mucho más”, afirmó Cassidy.

La tensa relación entre miembros de Hollywood y el ahora electo presidente ya lleva un tiempo. El campo de batalla, en muchas ocasiones ha sido la red social Twitter, donde Trump no ha titubeado en contestarle a figuras del calibre de Meryl Streep luego de lo criticara.

Lo cierto es que cientos de miles de mujeres de todas las edades marcharon para dejarle saber a Trump que no están dispuestas a perder sus derechos y que lo enfrentarán la cantidad de veces que sea necesario. Pero otro gran número de mujeres se dio cita el viernes en la juramentación del 45 presidente de la nación, en muestra de apoyo al nuevo mandatario estadounidense.

“Yo crecí en los años 60 y yo era aliada de Martin Luther King. Tengo una nieta que nace en marzo y quiero una mejor vida para ella”, expresó Helen Berggren, de 60 años. La mujer, quien llegó a Washington desde la Florida, aseguró que protestará las veces que sea necesario durante los próximos años porque “no hemos llegado tan lejos para dejar que nuestro país vuelva al pasado, no voy a permitir que eso pase”.

Entre los manifestantes, no faltaron los latinos que también se dieron cita para decirle de frente a Trump que no se rendirán ni tolerarían insultos.

Pero el presidente también cuenta con su grupo de solidarias que le apoyan. Esas se dieron cita también en la Capital federal, pero el día anterior de la marcha para ser parte de la Inauguración Presidencial de Trump.

Ninguna de las mujeres entrevistas por Metro durante la juramentación de Trump mostró preocupación respecto a que durante su presidencia se vean afectados derechos civiles, especialmente de las mujeres. Todas dijeron esperar cambios positivos en términos económicos.
“Creo que Donald Trump traerá grandes cambios. Me siento muy cómoda con él como presidente”, dijo Anita Munyak, de Virginia.


Noticias Relacionadas

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, envió una carta al presidente de EE.UU., Donald Trump, en la que rechaza la respuesta que el Gobiern...

por EFE