Cine y Tv, Espectáculos por Leoncio Vanegas,

El tema ambiental que aborda el documental “El sueño de Silvia” llamó la atención del comité organizador del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente de Barcelona (Ficma), que preseleccionó este trabajo para participar en su 23 edición que se realizará el 3 y 10 de noviembre.

El cortometraje, que habla de la capacidad argumentativas de los niños para influir en sus padres y demás adultos hacia un cambio de conductas en pro del medio ambiente y los recursos naturales, fue grabado por productores  de Ocotal.

 “Me parecía un sueño. Después de la alegría, no pude dormir”, expresó Axel Jonathan Lozano López, productor de la obra. La pieza artística que denota la calidad del cine que está fermentándose en Las Segovias, clasificó en la categoría que los organizadores del festival llaman como “Petit Ficma -para familias y escuelas-”.

Mensaje para el mundo
Lozano López explicó que la cinta expone el argumento sobre cómo los niños pueden adquirir capacidades argumentativas para que influyan en sus padres y demás adultos hacia un cambio de conductas en pro del medio ambiente y los recursos naturales.

“Quizá allá (en Barcelona) valoraron al personaje que representa la niña, en que influye en su padre, para cambiar el mundo entre ellos”, comentó.

Ashley Fabiola Moreno Castellón, de 9 años, estudiante del cuarto grado de primaria en la escuela Monseñor Madrigal, elocuente y de finos gestos, detalló su primera experiencia como actriz y protagonista de la cinta. “Cuando me dijeron que iba a participar, no me cabía la alegría. Me dieron una guía (libreto), y yo, por tanta emoción, en un día me lo aprendí”, dijo sonriendo.

Fomentar positividad en jóvenes

En el lado de los villanos están Mario Barberena Rodríguez, juez de Distrito de Juicios Penales de Nueva Segovia, y el abogado Cristian Saldaña. Barberena Rodríguez, que ocupa horas nocturnas o diurnas de los fines de semana para dedicarse al séptimo arte, dijo que el cine social, en donde muchos jóvenes buscan cómo participar, es un vehículo para fomentar mensajes positivos en ellos. “Para que busquen cómo divertirse fuera de las drogas, del licor, de los pleitos y de la violencia”, apuntó.

En “El sueño de Silvia” puede verse a una niña asidua en la siembra de árboles, pese que conoce a campesinos que los cortan, incluido a su padre. Una tala que ocasiona el secamiento de las fuentes de agua. Al final, ella, con sus dulces argumentos, logra convencerlos de la necesidad de sembrar y cuidar los bosques.


Noticias Relacionadas