Espectáculos Por

Fundadora del Ballet Folclórico de su mismo nombre, oriunda de Masaya y promotora de la danza folclórica nacional, la maestra danzaria en entrevista con Metro nos habla sobre la filosofía que ella le ha impreso a su grupo de baile.

Por los años 60 inició formando a estudiantes de primaria en la cultura de la danza nacional, luego instruyó a estudiantes de secundaria, logrando formar grupos representativos de los colegios más grandes de secundaria a nivel nacional: Escuela Nacional de Comercio, Primero de Febrero y Ramírez Goyena, saliendo de este último la base de donde se forma el Ballet Folclórico Haydée Palacios.

¿Cuándo es que se da a conocer el Ballet que usted dirige?

En los años 80. Como ballet folclórico dimos un salto cualitativo y cuantitativo porque nosotros obtuvimos los primeros lugares en los festivales nacionales de danza. La obra más genuina, más representativa de mi repertorio, ganadora de tres lugares y que nos llevó a Europa es Los Ahuizotes de Masaya. Como Masaya yo conocía lo que es el ahuizotero, cómo bailan, cómo se expresan las máscaras, el engranaje musical es producción mía, yo formé la música e incluso el gran maestro musical Cansino me hizo los arreglos y ahora la música de mi ballet se vende en los puestos de discos.
Luego ganamos con las inditas de canasto y con las pastorelas.

¿A qué le achaca el éxito?

El ballet se distingue por la conservación y sacar del baúl lo que está guardadito para sacar una obra auténtica del folclor nacional.

Respecto de Los Ahuizotes, ¿qué lo conforman y qué se está haciendo por conservarlo?

Los Ahuizotes lo conforman los mismos personajes de las calles de Masaya, el padre sin cabeza, la llorona, el diablo, la quirina, el macho cabrío, son personajes que determinan el ahuizotero. Los mitos y leyendas está representado en el ahuizote. Éste se ha venido masificando en las escuelas para contrarrestar la influencia que tenemos del Halloween. Se está luchando por la propagación del verdadero ahuizote, que es utilizar las máscaras que utiliza el artesano de papel maché, el mismo pueblo ha agregado personajes nuevos, pero inventados por el mismo pueblo, que de eso se trata, dado que el folclor es dinámico, el mismo pueblo es el que va haciendo los cambios, tienen toda la autoridad, menos nosotros.

¿Se mantiene la fidelidad de pasos y vestuario?

Lamentablemente nadie regula eso. Yo voy a cumplir 70 años, y lo que vi cuando tenía diez años, eso no existe, ha venido cambiando porque la misma dinámica lo permite.
Pero el ballet mío eso es lo que lo distingue, hemos protegido los pasos, la expresión del cuerpo, los trajes folclóricos, las máscaras auténticas, por eso digo que tengo un ballet auténtico, conservado, genuino, propio. Cuando yo lo llevo a diferentes partes del mundo e incluso aquí en Nicaragua, se identifica el personaje de que es nicaragüense.

¿Cómo debemos contribuir a preservar nuestro legado cultural?

Eso está en manos de la educación. Tenemos una parte cultural bien arraigada, que lo tenemos en la raza, en nuestras facciones. Las patria, el folclor, la marimba se tiene que conocer como parte nuestra, nuestros símbolos patrios está en manos de los maestros. Que los niños se sientan orgullosos de ponerse su sombrero de palma, de su cotona bordada por nuestras obreras, los maestros tienen en sus manos que los niños amen su cultura.

Por Freddy Cardoza


Noticias Relacionadas