Milo Ventimiglia, actor. Getty/Metro
Milo Ventimiglia, actor. Getty/Metro

Espectáculos, Farándula por Gabriela Acosta Silva,

El actor estadounidense charló con Metro sobre su fama de tipo rudo; además,de su experiencia en la nueva cinta “Mi amigo Enzo”.

Te hemos visto en cintas de drama y acción, pero no en algo como “Mi amigo Enzo”.
— Estoy en una etapa en la que me gusta tomar proyectos que van de un extremo a otro. Cuando llegó a mis manos el papel de Denny, me llamó la atención la cinta que combinaba esa adrenalina de las carreras de autos, pero también esa dosis de sensibilidad con un mensaje positivo, pese a lo duro que pueden ser los detalles de una enfermedad como el cáncer o la muerte.

¿Qué te provocó a nivel personal?
— Muchas cosas, primero que es una historia genuina en la que Enzo es casi humano, ingenioso y sabio. Debo confesarte que yo no tengo mascotas, ni soy padre y mucho menos esposo [risas], pero me gustan los perros. Tuve la oportunidad de ver el entrenamiento y eso me permitió conectarme con los perros como cualquier otra persona.

Sueles tener una imagen de pocos amigos.
— Mucha gente dice eso, pero soy divertido, aunque mi cara no me ayuda mucho [risas]. La cinta me permitió entrar a nuevos terrenos como un poco más de comedia y llegar a un público más familiar. Lo que me encantó de Mi amigo Enzo fue que tenía un sentimiento de esperanza. Tenía esta cualidad, donde hay cosas duras que suceden en la vida, pero no deprimen, sino que levantan.

“Tuve la oportunidad de ver el entrenamiento y eso me permitió conectarme con los perros como cualquier otra persona”

¿Cómo fue la complicidad con el director Simon Curtis?
— Totalmente abierta y libre, Simon nos permitió acercarnos a los momentos más emotivos con naturalidad, por lo que hizo una película edificante. Además generó una especie de familia durante el rodaje; también combinó este elemento divertido de las carreras y la familia. Definitivamente dirigió un proyecto, de esas historias que me llaman la atención.

Milo Ventimiglia, actor. Getty/Metro

Dices que no tienes mascotas ni eres padre, ¿hay algo en común con el personaje de Denny?
— Pudiera sonar extraño, pero no está muy lejos de lo que soy: porque vive las carreras de autos, como yo la actuación. Las carreras requieren resistencia y una concentración, al igual que la actuación. Como actor te expones a las emociones, pero como corredor, a las amenazas de lesiones. Denny es más cercano a mí como ningún otro personaje en mi carrera. Es un buen tipo, un tipo simple… como yo [risas].

¿Cuál faceta disfrutas más: actor, director o productor?
— Mmmmmm es una pregunta difícil. Creo que todas se complementan y ha sido parte de mi evolución en esta industria. Mi carrera tiene sus momentos en el cine y la televisión, pero también mis inquietudes van creciendo, por eso hice mi propia compañía de producción llamada DiVide Pictures. Tengo pocos proyectos como director y productor, pero al final mi historia comenzó en la actuación.

¿De qué trata?
Basada en el best seller de Garth Stein, “Mi amigo Enzo” es una historia narrada por un filosófico perro llamado Enzo (cuya voz en inglés será la de Kevin Costner). A través de la relación con su dueño Denny Swift (Milo Ventimiglia), un piloto de carreras aspirante a competir en la Fórmula Uno, Enzo ha adquirido un entendimiento avanzado de lo que significa ser un humano y cree que las técnicas que se necesitan en la pista de carreras también podrían ser aplicadas para conducirse de manera exitosa por la vida.

*20 millones fue el presupuesto de la película


Noticias Relacionadas

Brandon (Jason Priestley), Brenda (Shannen Doherty), Kelly (Jennie Garth), Steve (Ian Ziering), Andrea (Gabrielle Carteris), Donna (Tori Spelling) y D...

por Viviana Ortiz