Keith L. Williams, Brady Noon y Jacob Tremblay protagonizan “Chicos buenos”. |Universal
Keith L. Williams, Brady Noon y Jacob Tremblay protagonizan “Chicos buenos”. |Universal

Cine y Tv, Espectáculos por Metro internacional,

Apenas les damos a los niños el beneficio de la duda en estos días. En realidad, es probable que entiendan más de lo que está sucediendo. La nueva película “Chicos buenos” explora esta noción a niveles muy graciosos en una de las mejores comedias sorpresa del verano.

La historia sigue a tres amigos, Max, Lucas y Thor —interpretados por los niños Jacob Tremblay, Keith L. Williams y Brady Noon, respectivamente— que un día abandonan la escuela para ir a la aventura de vender una valiosa carta del popular juego Ascension para reemplazar un costoso dron que los niños habían destruido accidentalmente. Mientras tanto, los niños llevan drogas que por error le han robado a la vecina de al lado de Max, Hannah y a su amiga Lily, que ahora los están persiguiendo a través de la ciudad.

Los chicos esperan que su plan se desarrolle sin problemas antes que el padre de Max, interpretado por Will Forte, llegue a casa para ver lo que han hecho y, a su vez, les impida ir a su primera “fiesta de besos”. A lo largo de sus aventuras, los niños lanzan palabrotas como si acabaran de escucharlas por primera vez y discuten cosas que están por encima de sus posibilidades con la confianza que solo los niños de esa edad pueden reunir con sensatez.

Metro se reunió con Gene Stupinsky y Lee Eisenberg, que escribieron y dirigieron la película, para averiguar cómo era entrenar a niños tan pequeños con algunas de las bromas que tal vez no entiendan todavía.

Parte de lo que hace a “Chicos buenos” tan hilarante es ver a estos tres niños de 12 años maldiciendo y hablando de cosas que nunca esperarías. ¿Cree usted que los padres dan a sus hijos esa edad suficiente crédito, por lo que realmente saben?

–Gene Stupinsky: Tener 12 años es una edad muy divertida. Tu cuerpo está cambiando. Todo es simplemente incómodo. Recuerdo que me sentía incómodo todo el tiempo. Me sentía incómodo en mi propia piel. Creo que la mayoría de los niños de 11 o 12 años lo están.

–Lee Eisenberg: Recuerdo que estaba en el auto regresando a casa desde el karate con mi mamá y mi hermana y que me eché a llorar sin razón alguna. Y mi hermana, que es más joven, dijo: “¿Qué le pasa a Lee?” Y mi mamá susurraba “hormonas” y eso me hacía llorar aún más porque no podía controlarlo.

¿Cree usted que los actores eran demasiado jóvenes para estar totalmente “al tanto de las bromas” de la película?

–GS: No creo que entiendan que su seriedad y su torpeza es lo que nos hace reír. Yo diría que de los niños, tal vez Brady, que interpreta a Thor, fue el más cercano a ver cuál era el chiste. Pero son demasiado jóvenes para entender qué es lo que los hace graciosos.

–LE: ¡No puedo esperar a que vean esta película en 10 años! Lo más gracioso era cuando improvisaban de vez en cuando y decían exactamente la misma línea y simplemente añadían una palabrota. ¡Pensaron que eso es lo que estábamos buscando!

Keith L. Williams, Brady Noon y Jacob Tremblay protagonizan “Chicos buenos”. |Universal

En cierto modo, ¿ellos estaban viendo lo que podían hacer?

–GS: Definitivamente estaban viendo con qué podían salirse con la suya. Creo que eso es natural a esa edad. Es gracioso porque son tan dulces fuera de la cámara. No andan por ahí maldiciendo, pero creo que realmente disfrutaron de la oportunidad de decir groserías. Sabían que no podían meterse en problemas por hablar así.

Los niños se encuentran tropezando con algunas cosas bastante desagradables a lo largo de sus aventuras. ¿Había algunos temas que tenías que resolver mientras filmabas?

–GS: Si. Una vez estábamos haciendo una escena con una muñeca sexual y estaban posicionando la muñeca sexual y su vestido subió. Los niños vieron que la muñeca era, digamos, “anatómicamente correcta”. Inmediatamente tuvieron preguntas y Steven Merchant, que estaba allí, dijo brillantemente: “Esto es para que los médicos lo practiquen en la Facultad de Medicina”. ¡Y se lo creyeron! Tenía sentido para ellos. Mucho fue como: “Sí, pregúntale a tu mamá”. No les dimos ninguna información.

–LE: Convivíamos con los niños, pero no era educación sexual (Risas).

Aunque la película está llena de momentos hilarantes, también toca el tema de dejar atrás a algunos de los primeros amigos que tienes cuando eres un niño, cuando tus intereses empiezan a desentonar.

–GS: Hablamos mucho sobre esa edad y cuando empiezas a tomar decisiones por ti mismo y tu mamá y tu papá no te dicen: “Oye, vas a salir con esa gente porque vive a la vuelta de la esquina”. Empiezas a encontrar tu camino en el mundo un poco más y empiezas a anunciar que te gusta el karate o que te gustan los comics o que te gusta el béisbol. Empiezas a forjar estos lazos con la gente que hace lo que tú haces. Tengo amigos de cuando teníamos 6 o 7 años. Pero con algunos de ellos nos mantenemos en contacto porque hemos compartido recuerdos, y otros porque seguimos interesados en las mismas cosas.


Noticias Relacionadas

En su nuevo filme, el personaje de Daniel Radcliffe pasa en un segundo de un anónimo ciudadano común a una celebridad, poniendo su vida patas arriba...

por AFP