El cineasta guatemalteco César Díaz. AFP/Metro
El cineasta guatemalteco César Díaz. AFP/Metro

Cine y Tv, Espectáculos por AFP,

La película guatemalteca “Nuestras madres”, del director César Díaz, hizo historia este sábado al ser premiada con la Cámara de Oro del Festival de Cannes, que recompensa a la mejor ópera prima.

La cinta, la primera que presenta Guatemala en el mayor certamen de cine del mundo, se centra en la búsqueda de los desaparecidos en las masacres de poblaciones mayas.

La Cámara de Oro del Festival de Cannes fue para la película del cineasta César Díaz, la cual se centra en la búsqueda de los miles de desaparecidos en las masacres de poblaciones mayas

Ya fue recompensada el miércoles en la Semana de la Crítica, sección en la que competía, con el premio de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos de Francia.

Díaz dedicó el premio a las “250.000 víctimas del genocidio guatemalteco, y a esas mujeres que siguen en pie y que nos dan una gran lección de vida”.

“Nuestras madres” cuenta la historia de un joven investigador que intenta identificar a víctimas enterradas en fosas comunes durante la Guerra Civil, un conflicto que desangró al país centroamericano entre 1960 y 1996 y dejó 200.000 muertos y desaparecidos.

“Teníamos una responsabilidad casi histórica frente a este tema. No teníamos derecho al error”, dijo Díaz en rueda de prensa tras el palmarés, explicando que hace películas para un “es-pectador inteligente”.

Díaz, hijo de desaparecido, explicó el martes a la AFP que la película surgió de la necesidad de hablar de uno de los períodos más sombríos de la historia de su país.

“Se ha hablado mucho de las dictaduras chilena, argentina… Pero la dictadura guatemalteca no la conocemos”, dijo.

“También tenía que ver con la necesidad de explorar qué es lo que sucede cuando no conocemos nuestros orígenes”, agregó.

Para Díaz, ser hijo de desaparecido lo ayudó a preparar la película: “Conoces exactamente cuál es el sentimiento que esos personajes tienen. Lo que sucede en las desapariciones es que siempre queda una esperanza. Siempre te cuentas una historia: no desapareció, se fue, se salvó, está en un hospital, perdió la memoria, se fue del país… Mientras la ciencia no llegue y te diga ‘estos huesos son tu marido, tu papá, tu hermano’, es muy difícil encarar un proceso de duelo”.


Noticias Relacionadas

En su nuevo filme, el personaje de Daniel Radcliffe pasa en un segundo de un anónimo ciudadano común a una celebridad, poniendo su vida patas arriba...

por AFP