/ Getty Images
/ Getty Images

Cine y Tv, Espectáculos por AFP,

“Roma”, la cinta autobiográfica de Alfonso Cuarón, ganó este domingo el Óscar a mejor película en idioma no inglés, una categoría que nunca antes había ganado una producción mexicana.

El drama, que partía como favorito en la categoría conocida popularmente como película extranjera, se impuso a “Cafernaúm” (Líbano), “Un asunto de familia” (Japón), “Cold War” (Polonia) y “La sombra del pasado” (Alemania).

“Crecí viendo películas en lenguaje extranjero, aprendiendo mucho de ellos, inspirándome. Filmes como ‘Ciudadano Kane’, ‘Tiburón’, y no hay olas, solo un océano. Creo que los nominados de hoy son prueba de que somos parte del mismo océano”, dijo Cuarón al recibir su segunda estatuilla de la noche.

Más temprano, ganó como mejor director de fotografía.

El galardón entregado a este filme independiente en blanco y negro, hablado en español y un dialecto indígena, representa además un triunfo para Netflix, que nunca antes había coronado un premio en las principales categorías, incluida la de mejor filme extranjero.

“Roma” recibió un total de 10 nominaciones, incluida mejor película.

/ Getty Images

Cuarón está nominado también por dirección y guión original.

La aclamada actuación de Yalitza Aparicio, una maestra de escuela de origen indígena que debutó en el oficio con esta película, fue nominada a mejor actriz, así como Marina de Tavira fue nominada por su parte a mejor actriz de reparto, premio que se llevó Regina King.

Ambas actrices encarnan a las dos mujeres que marcaron la vida del cineasta: su madre, en pleno proceso de separación (De Tavira), y su niñera de origen indígena y embarazada tras sus primeras experiencias sexuales (Aparicio).

La película, que se enmarca en el turbulento México de los 70 fue también nominada por su diseño de producción, edición y mezcla de sonido.

México ha tenido nueve nominaciones, incluida “Roma”, desde 1957. Las dos últimas “El laberinto del fauno” (2006) y “Biutiful” (2010) de Guillermo de Toro y Alejandro González Iñárritu, que completan junto a Cuarón el trío conocido como “Los tres amigos”.

– Reinvención –

“Roma” fue un proyecto muy personal que Cuarón quiso hacer después del éxito de “Gravedad”, que le dio sus primeros dos óscares en 2014.

/ AFP

/ AFP

“Era hacer un proceso que no supiera hacer, reinventarlo y aprender en el proceso, era fundamental eso”, dijo a la AFP el cineasta a principios de febrero.

La filmó en orden cronológico, algo muy extraño en un largometraje, y sin que los actores o el equipo de producción tuviera acceso a todo el guión.

El casting también tuvo mucho de este proceso de reinvención: el primer requisito era que los actores se parecieran físicamente a los personajes que interpretaban, más allá de su experiencia en el set.

La mayoría de los actores debutaban, como Aparicio, la primera mujer indígena nominada al Óscar.

Cada mañana, durante los 108 días de rodaje, el más largo de todos sus proyectos, Cuarón daba diálogos a unos e instrucciones que contradecían el parlamento a otros.

“De manera que cuando estaba rodando cámara era un caos, como un embotellamiento, y así es la vida, no es organizada”, dijo Cuarón en un simposio en enero.


Noticias Relacionadas

El cineasta mexicano Alfonso Cuarón se llevó este domingo el Óscar a la mejor dirección por “Roma”, segunda estatuilla que logra a lo largo de...

por EFE