Ramiro Lacayo Deshón, artista plástico. Oscar Sánchez
Ramiro Lacayo Deshón, artista plástico. Oscar Sánchez

Espectáculos por Letzira Sevilla Bolaños,

El artista plástico Ramiro Lacayo Deshón presentará este 13 febrero su exposición Trazos de vida y esperanza en el Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián.

A 114 años de la publicación de Cantos de Vida y Esperanza, considerado por muchos el libro cumbre de Rubén Darío, porque no solo muestra la madurez personal y artística del poeta, sino que también nos deja ver cómo Darío vuelve la mirada al tema americano. Lacayo Deshón parafrasea el título del poemario para transmitir el mensaje de que el arte, en este caso la pintura, es un rayo de luz aún en medio de la desesperanza.

Lacayo Deshón explicó que el título es muy apropiado en el sentido de que en este momento en el que estamos sin esperanza. Se trata de un reanimo y reafirmar la vida, reafirmando la esperanza de que todo va a cambiar. “Tatiana Torres, del Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián, fue la que eligió el nombre y también hace una referencia a uno de los libros más importantes de Rubén Darío en el que refleja un momento de situación de catástrofe en Europa”, dijo.

13 de febrero a las 5: 00 p.m. en el Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián. (Edificio Málaga, Plaza España). La entrada es gratuita

El también escritor y cineasta detalló que el mensaje que quiere transmitir es que no hemos regresado a la normalidad. “Lo que en realidad quiero transmitir es que a pesar de todo seguimos adelante los creadores, creando con libertad”.

“Las obras que hacemos como artistas en cualquier disciplina son nuestras vidas y con nuestras obras demostramos que estamos viviendo. Podemos perder las libertades civiles, la de movilización incluso nos pueden llevar presos, pero no nos pueden quitar la libertad de creación, pensar e imaginar, eso es un poco lo que quiero reflejar. Esa es una libertad que nadie nos puede reprimir. Si no nos dejan ni nos atrevemos a crear ni a expresarnos, ahí seríamos vencidos, pero mientras tengamos también el humor como forma de arte, mientras podamos pintar, decimos que estamos vivos, presentes, es una forma diferente de resistencia. Yo me atrevo a decir que en medio de esta situación tan oscura, la alegría y la felicidad que mostremos es una forma de resistencia”, resaltó.

Ramiro Lacayo presenta “Trazos de vida y esperanza”, su más reciente muestra artística con la que redefine el sentido de la libertad en el contexto que vive Nicaragua

“De abril para atrás todo es pasado y de abril para acá todo es presente. Hay algunas obras después de abril y de cierta forma hay una influencia del contexto en algunas, pero más que una obra política yo lo que estoy haciendo es tratando de reafirmar la libertad de creación que todavía tenemos, la de pensamiento y la de sentir, las que nos dejan ver que todavía estamos vivos”, acotó Lacayo, quien regresa a exponer, después de 5 años, al Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián, un lugar que define como muy importante y admite que en su caso particular es idóneo para acoger su obra, porque el espacio es amplio y en sus creaciones predomina el formato grande.

Los cuadros a exponer los define como una continuación de su línea de trabajo en la corriente del abstracto en la que hay variantes, con nuevos planteamientos y formas, en correspondencia al hecho de que el arte siempre es evolutivo, pues el arte que se estanca es arte que se muere.

“Trazos de vida y esperanza” se inaugura el miércoles 13 de febrero a las 5:00 p.m. en el Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián. (Edificio Málaga, Plaza España). La entrada es gratuita.

Inspirado en el 18 de abril
Respecto a la muestra, Ramiro Lacayo dijo que son más de 30 obras las que se exhibirán, las cuales han sido creadas desde 2017 a esta parte, teniendo como un parteaguas el 18 abril.

“De abril para atrás todo es pasado y de abril para acá todo es presente. Hay algunas obras después de abril y de cierta forma hay una influencia del contexto en algunas, pero más que una obra política yo lo que estoy haciendo es tratando de reafirmar la libertad de creación que todavía tenemos, la de pensamiento y la de sentir, las que nos dejan ver que todavía estamos vivos”, acotó Lacayo Deshón.


Noticias Relacionadas

La creatividad del nicaragüense no tiene límites. Un ejemplo de ello es Amrry Mena, un joven granadino que talla figuras y personajes con plastilina...

por Javier Poveda