Selena Gómez. Foto: Cortesía
Selena Gómez. Foto: Cortesía

Espectáculos, Farándula por Nueva Mujer,

Tras la boda de Justin Bieber, el éxito de “Taki Taki” y una repentina crisis emocional, la ausencia de Selena Gómez en sus redes sociales llega a 36 días. Con emotivos mensajes, sus aficionados piden su pronta recuperación y regreso a la interacción.

El pasado 23 de septiembre, la joven famosa subió su última foto en Instagram. Días antes había realizado un “en vivo” donde afirmó haber experimentado “meses raros”. Esto marcó una antesala al problema de salud que afrontaría después.

La farándula mediática especuló que la crisis emocional se debió al casamiento de su expareja, el cantante Justin Bieber, con Hailey Baldwin. Y es que las fechas de ambos acontecimientos tuvieron mucha cercanía.

Horas después a la noticia de que Selena Gómez fue internada en un centro psiquiátrico, Bieber fue visto salir de una iglesia con claros gestos de tristeza. Inmediatamente, los medios aseguraron que se debía la situación de su exnovia.

Selena Gómez. Foto: Cortesía

Esta semana, Selena volvió a ser foco de noticias debido al éxito de “Taki Taki”. El videoclip alcanzó las 200 millones de reproducciones en YouTube en tan solo 16 días. Representa una cifra récord que coloca el tema en la quinta posición de histórica. La artista de 26 años participa en la producción junto a Cardi B, Ozuna y DJ Snake.

Según información de Nacion Rex, Selena volverá pronto a los escenarios con el lenzamiento de “Mala”. El proyecto musical lo comparte con Fergie, Bad Bunny y Prince Royce.

El tratamiento que recibe Selena

La cantante recibe la terapia conductual dialéctica, dedicada a trabajar las habilidades psicosociales. Se encarga de atacar la inestabilidad emocional, el pensamiento extremadamente polarizado, la impulsividad y las relaciones interpersonales caóticas.

Fases de la terapia conductual dialética

Primera: acá se trabaja el aumento de la autoconciencia y la tolerancia al malestar para regular emociones. Se busca controlar las conductas impulsivas tomando en cuenta la personalidad exclusiva del paciente, en esta caso Selena.

Segunda: es una etapa avocada al estrés que ha producido la crisis emocional y cuáles son los sufrimientos que ha producido, incluyendo secuelas.

Tercera: esta es la parte más psicoterapeuta, ya que se procede a que el paciente reconstruya en su mente un concepto realista y positivo sobre la vida y sobre quién es. Se ayuda a que cree metas u objetivos vitales para su recuperación.


Noticias Relacionadas