/ Getty Images
/ Getty Images

Espectáculos, Farándula por Nueva Mujer,

La cantante y actriz Selena Gómez fue ingresada en un centro psiquiátrico de Estados Unidos, tras sufrir una crisis emocional. Según reportó el portal TMZ.  El año pasado, la exestrella Disney se sometió a un trasplante de riñón, ya que el suyo había sido dañado por el lupus que padece.

Selena apenas tiene 26 años de edad, pero ya había tenido ingresos anteriores por ansiedad y depresión, las cuales tienden a dispararse por los bajos niveles de glóbulos blancos en la sangre.

Para muchos, una estrella de la talla de Selena Gómez no tendría por qué sufrir este tipo de arranques nerviosos si lo tiene todo. Pero la ansiedad no conoce sexo, raza, edad ni estatus social; no distingue si eres famoso o no. No se cura como el resfriado y nunca sabes cuándo serás víctima de uno.

Lo que le ocurrió a Selena Gómez le puede pasar a cualquiera que sea propenso a la ansiedad y a la depresión. A cualquiera que esté atravesando por una situación de mucho estrés o que se sienta inseguro e incomprendido por su entorno.

/Getty Images

Una crisis emocional no es cualquier cosa

Habrá días en los que te sientas que todo está bien, en los que puedes ver sin problema a otras personas a los ojos y en los que puedes dar pasos firmes sin titubear. Pero habrá días en los que te sientas con un hoyo en el estómago y un palpitar incesante en la cabeza

Es como ser constantemente empujada bajo el agua ola tras ola. A veces las olas son pequeñas y puedes nadar más allá de ellas, pero algunas son tan grandes y poderosas que no puedes hacer nada más que esperar a que pasen.

Es estar en modo lucha-huida constantemente porque no puedes dejar de pensar en todas las posibles fatalidades de tus acciones y decisiones. Te paralizas. Tus manos no paran de sudar, tu cabeza se calienta y sientes que te falta el aire.  Es algo sofocante; te asfixia y hace que te duela el pecho. 

Parece que dura una eternidad, pero apenas y pasan unos minutos. Finalmente, puedes moverte de nuevo, respiras profundamente y sientes cómo tus pulmones vuelven a llenarse de aire. Tus hombros vuelven a relajarse y el mundo deja de dar vueltas. A medida que inhalas y exhalas, el palpitar de tu corazón regresa a su ritmo normal.

Te sientes increíblemente cansada, como si pudieses dormir por días seguidos y es comprensible, despueés de todo, esos minutos de pánico y ansiedad consumen cada parte de tu fuerza.

Pero tienes que seguir adelante.

Como Selena Gómez, muchos otros estamos luchando en una batalla similar. Intenta recordar esto porque no importa cuán avergonzada te sientas por tu propia situación, hay otros que experimentan las mismas emociones, aunque sea de diferente manera. Recuerda que cualquier oscuridad que estés enfrentando, eventualmente se convertirá en luz y que ningún nudo que esté atado alrededor de ti debe atraparte en la infelicidad. Mereces todo el amor del mundo pero debes comenzar por abrazarte y amarte a ti misma. 


Noticias Relacionadas