/ Getty Images
/ Getty Images

Espectáculos, Farándula por Metro Internacional,

La Reina Isabel ha ordenado remover una fotografía del príncipe Harry con su esposa, Meghan Markle, de su despacho en el Palacio de Buckingham.

Las razones de esta sorpresiva decisión no se han dado a conocer, y no suelen revelarse nunca por tratarse de la vida personal de la Reina.

Lo cierto es que la imagen de la pareja fue sustituida por la de William y Harry portando sus uniformes monárquicos.

Lo que aparentemente se veía como una florenciente y sólida relación entre la monarca y la nueva integrante de la realeza, al punto de vérseles a ambas muy sonrientes una en compañía de la otra ha quedado ‘en veremos’.

Paniagua inicia cuenta regresiva para Miss Universo 2018

 

De hecho, fuentes cercanas al Palacio aseguran que el privilegio de tener un retrato propio en el salón real no es para todos.

Sin embargo, esta acción pareciera indicar que los últimos errores de la duquesa de Sussex pusieron contra la pared su relación con los altos mandos.

Las royals siempre deben acatar un protocolo, que en el caso de Meghan pudiera haber sido roto, como cuando fue criticada por sentarse con las piernas cruzadas durante una ceremonia.

O como la ocasión en la que la exactriz quiso fijar posición en temas políticos al mostrarse complacida con los resultados del referéndum que despenalizó el aborto en Irlanda.

Lo que posiblemente fue la guinda del pastel, vino a ser el apasionado beso entre la duquesa y su esposo que no conforme con haber sido en público, se viralizó en todo el mundo.


Noticias Relacionadas