|Getty
|Getty

Cine y Tv, Espectáculos por Gregory Wakeman/ Metro Wordl News,

Cuando fue contactado para hacer un documental sobre Whitney Houston, Kevin MacDonald no tenía ningún interés en hacerlo.

El director escocés de “Un día en Septiembre”, “Tocando el vacío” y “Marley”, había perdido toda su paciencia y simpatía por la legendaria cantante por su “infinita explotación en los tabloides y batalla con las drogas” que culminó con su muerte a la edad de 48 años el 11 de febrero de 2012.

Pero eventualmente, esa fue la razón exacta por la que MacDonald decidió revisar “Whitney” como una manera de darle la oportunidad de explorar cómo el comportamiento autodestructivo de Houston impactó su extraordinario talento. Especialmente, porque él quería darles a los aficionados de la cultura pop el chance de finalmente apreciarla y tomarla en serio.

De todos modos, esta tarea resultó ser mucho más difícil de lo que MacDonald pudo haber previsto.

No solo porque él se dio cuenta de inmediato de que aquellos cercanos a Houston le mentían repetidamente en entrevistas, sino porque había muy poco material para trabajar. Pero MacDonald nos reveló cómo fue capaz de unir varios recursos para crear un revelador documental sobre Whitney Houston, lo que es sorprendente, conmovedor y hará que cualquiera que lo vea se dé cuenta de por qué ella fue la voz de su generación.

¿Por qué Whitney Hous-ton?

–Mi primera aproximación fue hace dos años y medio, en enero de 2015, gracias a los productores. Mi primera reacción fue: “no estoy realmente interesado en Whitney Houston”. Ellos dijeron: “no, ella es más interesante de lo que crees”. Compartí la misma opinión de mucha gente y le perdí mucha simpatía debido al circo que era su vida y su adicción a las drogas.

Fue difícil tener compasión para alguien que tenía un comportamiento tan antidestructivo. Pero ellos me pidieron que conociera a un par de personas, una de ellas era Nicole David, la agente de las películas de Whitney en su carrera entera. Ella me pidió emocionalmente que hiciera este documental. Me dijo que la amó, pero “nunca la entendí. Necesito a alguien que me ayude a entender por qué terminó como terminó”. Así que quisimos celebrar su música y hacerlo en un contexto que la humanizara. Eso fue bastante atractivo para mí.

¿Hubo algún aspecto espefícico de Whitney que quisieras explorar?

-Mi gran interés en el documental era si podía hacer un film serio sobre una persona que no es tomada en serio. Un filme serio sobre una figura de tabloide, en apariencia superficial. Y también, que dijera algo serio sobre nuestros tiempos, sobre la raza, sobre la identidad y al mismo tiempo que fuera una historia personal conmovedora.

¿Hubo algún aspecto de su vida que exploraras y que al final desistieras de hacerlo?

–No necesariamente, pero sí pensé que sería un filme más fácil de hacer. Y entre más miraba y miraba en la vida de ella, ví que ella dio muy pocas entrevistas. Y las que dio eran muy superficiales, ella realmente no estaba interesada. No tenía ni diarios ni cartas, no dejó mucho detrás para poder interpretarla, porque ella no escribió muchas de sus principales canciones. Ella fue un enigma y eso es muy frustrante para un director, porque no puedes aproximarte fácilmente a alguien o hallar algo en su interior. Pero, al mismo tiempo, te intriga.

Ahora, hay cosas que fueron más fáciles de lo que pensé. Tuve el permismo de la familia para hacer el documental y me dieron entrevistas, material de archivo y acceso a la gente, pero también fueron muy protectores. Pero lo que se convirtió en la clave del filme fue que Gary Houstin dijo: “Fuimos una familia con muchos secretos y si tu no hablas sobre tus secretos, nunca se irán”. Tomó mucho tiempo llegar allá. También hicimos muchas investigaciones y hallar pedazos de entrevista donde Whitney era más sincera. Tocó sumergirse en el material de archivo, verlo y verlos actuar naturalmente o en el estudio y llevó mucho tiempo hacernos sentir que podíamos entenderlos y aprender de ellos. En el filme hay como 30 o 40 minutos muy valiosos que no se han visto jamás.

Háblanos de trabajar muy cercanamente a la familia

–Justo al comienzo les dije que solo estaba interesado en hacer el filme si tenía control sobre el contenido editorial. Ellos me dieron la versión final del mismo, pero estaban muy nerviosos. Al comienzo decían las cosas correctas: “Queremos hacer el film para entender a Whitney y hay mucha gente que estará equivocada”. Pienso que tienen razón, que hay mucho de su percepción que la gente no ha entendido bien, pero al mismo tiempo ellos no estaban dispuestos a ir más allá de las palabras. Tomó mucho tiempo comenzar, porque muchos fueron desdeñosos y agresivos. Pero al final, los dos hermanos, Michael y Gary, especialmente, me dijeron: “Esto fue la terapia que necesitábamos tener. Estamos felices de hacer esto, incluso siendo doloroso”. Porque cuando muchas cosas sensibles salieron a la luz, ellos me decían que no podía poner eso o decirlo, pero yo les decía que lo haría.

Eventualmente estuvieron de acuerdo conmigo. No fue una situación simple, pero al final ellos estaban complacidos con el documental y estaban felices de hacerlo, porque fue bueno para ellos, de cierta manera. Y nunca experimenté eso antes, que un documental tuviera un efecto terapeutico sobre los miembors de la familia.


Noticias Relacionadas

El filme nicaragüense “Las mujeres del Wangki“ recibió la Mención Especial del Jurado en la 8va Edición del Premio Internacional Anaconda, rea...

por Elizabeth Noguera/ Metro Nicaragua