Digan Whisky, grupo nicaragüense. Archivo.
Digan Whisky, grupo nicaragüense. Archivo.

Espectáculos, Música por Elizabeth Noguera /Metro Nicaragua,

El grupo de rock, Digan Whisky, se encuentra en proceso de grabación de los primeros temas de su segundo disco.

Las canciones que la agrupación nicaragüense grabó son “Tornasol” y “El desacato”, este último inspirado en el contexto del país, y que próximamente será lanzado en las diferentes plataformas digitales de música.

Los integrantes del grupo pinolero compartieron en redes sociales la letra de este tema social que en sus líneas dice: “hay una página sedienta, de una canción como en venganza. Un desacato en cada gota, de tinta que brota: El canto que no está en venta”.

El grupo dio a cononocer “Tornasol”, uno de los dos sencillos listos que formarán parte del nuevo material.

“El Desacato” fue grabado en la Momotombo Producciones.

Digan whisky, inició en la escena musical nicaragüense en 2015. Su álbum debut titulado: “La Casa sin Límites”, que incluye nueve canciones originales, fue ganador en el evento Premios lo nuestro Nicaragua 2017, organizado por la Asociación de Artistas de Nicaragua Rafael Gastón Pérez.

Actualmente la banda está integrada por José Ruiz, vocalista; Gregory Robinson, guitarra líder; Moisés Gómez batería; Max García, bajo y coro; Danilo Zelaya, en la guitarra y Prío Sánchez, en la batería.

Este grupo también ha representado al país a nivel internacional.

Hay una sed que crece lenta, lenta, pero inexorablemente. Un desacato en cada boca, en todas las bocas que hoy beben del silencio.

No va a subir como la espuma. Más bien como la bruma, que se espesa lenta y colma la ciudad.

Hay una sed que va a beber, donde beben los que tienen sed, un desacato en cada boca, la mía y tu boca, que beben en silencio.

Tan solo bastaría un rabo de nube, la lluvia que cae, la sangre que sube, arriesgar la cuerda, arriesgar la vida y vencer al final.

Hay una página sedienta, de una canción como en venganza. Un desacato en cada gota, de tinta que brota: El canto que no está en venta.

Es una sed como ninguna, sed de besar la luna, una estatua de sal: La ira del ancho mar.

Hay una sed que va a beber, en las trincheras donde tienen sed, un desacato en cada gota, salada que brota de los ojos de mi gente.

Tan solo bastaría un rabo de nube, la lluvia que cae, la sangre que sube, arriesgar la cuerda, arriesgar la vida y vencer al final.

Tan solo bastaría un rabo de nube, la lluvia que cae, la sangre que sube, de gala en la historia, vestida de gloria. Justicia al final.


Noticias Relacionadas

Daniel Downs compartirá sus creaciones poéticas en un recital íntimo, en el que habrá poesía dedicada al amor y a lo social, como parte del diari...

por Javier Poveda Navarrete