Getty
Getty

Espectáculos, Música por Aleksey Shirinkin /Metro World News,

¿Qué es lo más difícil cuando tocas con una orquesta sinfónica?

– Para mí es enfocarme en mi tarea. Hay tantos instrumentos en el escenario, tantos elementos que suenan durante el espectáculo. Todo esto se mezcla, y se forma un sonido maravilloso. Es tan vivo y real. Cada vez se escucha algo especial, cada vez los músicos tocan de una manera nueva. Tengo que escuchar atentamente. Cada vez es como si fuera la primera, y tengo que esforzarme mucho para no distraerme.

Parece que todas las bandas de rock algún día llegan a la idea de que necesitan tocar con una orquesta: Metallica, Deep Purple, Kiss… ¿Por qué es eso?

– Nuestra música siempre tuvo un elemento orquestal. Inicialmente, la idea de Evanescence era hacer una mezcla de “hard rock” con algo que te hiciera pensar que estabas escuchando un “soundtrack” de la película. Pero la esencia del rock de nuestra banda siempre ha estado naturalmente en primer plano. Así que quise aprovechar el momento y dar un paso al costado, para que el lado dramático y electrónico de la música tomara el centro del escenario. Fue un gran desafío musical.

A juzgar por el Instagram de la banda, ahora tocan en los lugares que son más adecuados para conjuntos académicos. ¿Están ustedes y sus fans cómodos con eso?

– Es una sensación muy especial. Es un gran honor que soñé de niña cuando quería convertirme en alguien como Mozart. En esos lugares uno se siente diferente, y sí, no siempre es algo cómodo. Recientemente tocamos en la Ópera de Sydney. No todas las bandas logran hacer esto. Por lo tanto, durante estos conciertos trato de recordar cada momento, para que tenga algo que contarles a mis nietos.

¿Cómo evaluarías la evolución de la banda?

– Solo hago lo que parece correcto. También me gusta estudiar y trabajar con personas. Nuestro primer álbum fue muy simple. Estábamos tratando de encontrar los conceptos básicos de nuestro sonido.

“Tocar con una gran orquesta es algo con lo que soñé desde la escuela”.

Con “The Open Door” hubo una sensación de fortaleza y expansión de habilidades, las canciones se volvieron más complejas, de múltiples capas. La mayoría de las canciones del álbum, que lleva el nombre de la banda, fueron improvisadas y grabadas directamente en el estudio. Por lo tanto, puedes escucharnos como un equipo. “Synthesis” cierra este círculo. Nos lleva a través de la historia de “Evanescence”.

Pero hagamos lo que hagamos, es importante que nos sintamos inspirados. Porque si siento que estoy repitiendo algo, me siento enojada y atrapada.

¿Hay alguna otra idea detrás de “Synthesis”?

– Nuestra idea era conectar electrónica y orquesta, sintética y natural, pasado y presente, amor y pérdida. Hacer que los extremos se encuentren.

¿Cuál es tu primer recuerdo asociado con la música?

– Probablemente cuando mi papá estaba tocando la guitarra. Siempre había mucha música en mi casa. Estoy muy agradecida de mis padres por esto.

¿Cuál es tu sueño musical?

– Uno de ellos es tocar ahora con “Synthesis”. Tocar con una gran orquesta es algo con lo que soñé desde la escuela y es genial hacerlo así, reuniendo a grandes audiencias.

Hace poco falleció Dolores O’Riordan, una de las voces femeninas más famosas del mundo de la música rock. ¿Qué piensas al respecto?

– Ella me gusta. “The Cranberries” era mi banda favorita cuando tenía 13 años. Dolores fue única y fuerte. Por supuesto que me inspiró.

¿Sigues pintando?

– ¡Me encanta pintar! Es cierto, tengo menos tiempo desde que me convertí en madre. Pero en general, sí, me gusta dibujar.

¿Planeas grabar covers de “Recover”?

– Tengo algunas buenas ideas, e incluso empezamos a grabar. Pero todavía hay mucho trabajo que hacer con “Synthesis”. Primero necesito terminar eso, y después podré cambiar a otra cosa.

Como sucede con muchas otras bandas, los músicos a menudo abandonan “Evanescence”. ¿Porqué pasa eso?

– ¡Ja! Como si tuviera una explicación para esto. ¿Por qué la gente se separa? Porque ya no quieren estar juntos por una razón u otra. Esta decisión no siempre es emocional. A veces las personas entienden que necesitan algo nuevo. El grupo ya tiene 20 años. Es mucho tiempo. Mientras te dedicas a la música, debes amar tu trabajo. De lo contrario, no va a pasar nada.


Noticias Relacionadas