El actor mexicano Odiseo Bichir posa para una foto después de una entrevista con Efe hoy, sábado 3 de marzo de 2018, en la ciudad de Mérida, Yucatán (México). EFE/Metro
El actor mexicano Odiseo Bichir posa para una foto después de una entrevista con Efe hoy, sábado 3 de marzo de 2018, en la ciudad de Mérida, Yucatán (México). EFE/Metro

Espectáculos, Farándula por EFE,

El actor mexicano Odiseo Bichir, quien considera que para triunfar se necesita de honradez, trabajo y talento, sostiene que gracias a la actuación se siente el hombre más afortunado de la Tierra, si bien reconoce ser “muy tímido”.

Bichir viajará a España del 10 al 16 de marzo para filmar la serie “Fugitiva” al lado de Julio Bracho y Paz Vega. “Se trata de un thriller pasional para RTVE en el que participarán varios mexicanos”, reveló a Efe el histrión mexicano, que este 2018 cumple 35 años de trayectoria.

“La serie aún no se estrena, creo que las grabaciones terminarán en abril próximo”, añadió.

Entrevistado al término de una rueda de prensa que ofreció en la ciudad de Mérida, donde este 3 de abril presentará la obra “La dama de negro” en el Teatro José Peón Contreras al lado de Rafael Perrín y bajo la producción de Antonio Calvo, explicó que la serie solo tendrá 10 capítulos, “que se comenzaron a grabar desde noviembre”.

Odiseo Bichir nació en el seno de una familia de artistas, ya que sus padres Maricruz Nájera y Alejandro, así como sus hermanos Demián y Bruno, son considerados primeros actores de México

Señaló que en el proyecto “Fugitiva”, escrito por Joaquín Oristrell, tiene un personaje maravilloso. “Por eso dejaré por unos días la obra ‘La dama de negro’ para ir a España”, indicó.

Odiseo confesó que prefiere el teatro antes que el cine. “El teatro me cobija mucho. El cine tiene una responsabilidad de ceremonias por todo el mundo, viajes y convivir con mucha gente, y yo ¡soy muy tímido!”, expresó con una sonrisa, y agregó que el teatro le permite dedicarse de lleno a una obra o “a las que alcancemos a montar en un año”.

“Y podemos disfrutar los ensayos, la convivencia con los compañeros. El teatro me libera porque soy muy tímido”, insistió.

El actor, que nació el 3 de mayo de 1960 en Ciudad de México, dice que empezó su odisea actoral “desde mocoso (niño), porque me quedé fascinado viendo a mi madre Maricruz Nájera y a mi padre Alejandro Bichir estudiando teatro en el Instituto Nacional de Bellas Artes”.

“Como vi a mis padres hacerlo muy felices y tan iluminados, tenía que hacerlo”, dijo el mayor de los hermanos Bichir, y recordó que su primera vez fue en la obra “Inmaculada”.

Su primer papel fue de un niño que salía en escena a dibujar fingiendo que tomaba una foto para Martha Ofelia Galindo, quien interpretaba a “Inmaculada”, una mujer loca que tenía una perrita imaginaria: “Columbina”.

“Inmaculada” le fascinaba “porque este mocoso jugando a ser fotógrafo con tres palos amarrados que eran su tripié y una caperuza hacía un dibujo y le decía ‘Mire, Inmaculada, aquí está el retrato de su perra Columbina’, y ella quedaba impresionada porque siempre la tiraban (tildaban) de loca. Ella respondía ‘Oiga, señor fotógrafo, pero qué lindo le quedó, ¿cuánto le debo?'”.

Al hablar de su carrera, con la que en 1987 obtuvo el premio TV Novelas como Mejor Revelación, Odiseo afirmó que gracias a la actuación se siente el hombre más afortunado de la Tierra.

“He disfrutado cada momento de mis 35 años de trayectoria. Además, doy gracias a Dios porque me ha tocado ver éxitos de extraordinarios colegas (Bruno y Demián) que admiro y quiero mucho, no solo porque son parte de la familia sino verdaderos maestros que han dado de qué hablar en el mundo entero”, expuso.

Con una sonrisa admite que ni él ni sus hermanos imaginaron el éxito, aunque escuchan cómo los compañeros de sus padres hablaban del teatro mexicano en el mundo entero.

“El Instituto Nacional de Bellas Artes invitaba con frecuencia a grandes personalidades del teatro mundial a impartir talleres y seminarios. Así es como se nutrió nuestro teatro. También se enriqueció con la visita de los españoles en los años treinta; ese fue un momento histórico importante”, dijo.

“Después de aquellas grandes figuras como María Félix, Pedro Armendáriz, Pedro Infante, Cantinflas, Tin Tan hasta nuestros días, es emocionante ver cómo alemanes, italianos, ingleses, franceses, estadounidenses y españoles tienen un trato de respeto para nuestros artistas. Eso es muy conmovedor y esperanzador para las nuevas generaciones”, sostuvo.

La charla se termina con un consejo del hermano mayor del clan Bichir a los futuros actores: “No se desanimen, inspírense en casos de la vida real para soñar despiertos. Primero sueñen que hay un mundo mejor y después que lo pueden lograr”.


Noticias Relacionadas