Catalina llegó acompañada por su esposo, Guillermo, el segundo en la línea de sucesión de la corona británica, que es presidente de los BAFTA desde 2010. /Getty Images
Catalina llegó acompañada por su esposo, Guillermo, el segundo en la línea de sucesión de la corona británica, que es presidente de los BAFTA desde 2010. /Getty Images

Cine y Tv, Espectáculos por EFE,

En medio del negro como reivindicación contra el acoso sexual, la duquesa de Cambridge, Catalina, hizo su entrada en la alfombra roja de los premios del cine británico BAFTA con un vestido verde oscuro con cinturón negro.

Catalina llegó acompañada por su esposo, Guillermo, el segundo en la línea de sucesión de la corona británica, que es presidente de los BAFTA desde 2010.

En los últimos días se había especulado con la posibilidad de que Catalina se uniera a las actrices en su protesta contra el acoso vistiendo de negro, un color que eligió para su traje del año pasado en esta misma ceremonia.

Pero la duquesa de Cambridge, como es habitual en los miembros de las casas reales, no se unió a esta protesta política, en la que sí participaron la mayoría de las actrices, entre ellas Angelina Jolie, Saoirse Ronan, Salma Hayek, Kristin Scott Thomas, Olivia Spencer o Sally Hawkins.

La alfombra roja de los premios BAFTA del cine británico es hoy un foro de reivindicación con el negro que domina los trajes de las actrices y con la presencia de activistas que denuncian el acosos sexual.

/ Getty Images

Sally Hawkins, Saoirse Ronan, Kristin Scott Thomas, Salma Hayek, Olivia Spencer, Annette Bening, Gemma Arterton o Letitia Wright fueron algunas de las primeras actrices en llegar a la alfombra roja de estos premios, que se entregan en el

Royal Albert Hall de Londres en una ceremonia que comenzará a las 20:00 GMT.

Algunas de ellas llegaron acompañadas de activistas como parte de una campaña de apoyo al movimiento “Time’s Up”, cuyo objetivo es acabar con el acoso sexual en el mundo del cine y lograr la igualdad entre hombres y mujeres.

Arterton, por ejemplo, desfiló por la alfombra con Eileen Pullen y Gwen Davis, dos mujeres que fueron parte en los años sesenta de una serie de protestas para lograr la igualdad de salario para las mujeres.

La protesta de negro llega a los BAFTA tras haber protagonizado también la gala de los Globos de Oro en la ola de protestas contra el acoso sexual que se inició por el escándalo en torno al productor Harvey Weinstein y la campaña “Me Too”, que señaló a otros nombres de Hollywood como Dustin Hoffman, John Lasseter o Brett Ratner.

Un movimiento al que se han unido casi 200 actrices británicas -entre las que están Keira Knightley, Emma Thompson o Naomie Harris- que hoy publicaron una carta abierta en la que llaman a la “unidad” contra el acoso y el abuso sexual y la impunidad en todas las industrias.

Emma Watson también hizo pública hoy la donación de 1 millón de libras (1,1 millones de euros/1,4 millones de dólares) a una nueva campaña para ayudar en Reino Unido a las víctimas de acoso sexual.

/ Getty Images

Unas protestas que protagonizan el preámbulo de una gala en la que “La forma del agua”, del mexicano Guillermo del Toro, y “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri” (“Tres anuncios en las afueras”), del británico Martin McDonagh, llegancomo favoritas de la noche con 12 y 9 nominaciones, respectivamente.

La alfombra roja de los premios BAFTA del cine británico es hoy un foro de reivindicación con el negro que domina los trajes de las actrices y con la presencia de activistas que denuncian el acosos sexual.

Sally Hawkins, Saoirse Ronan, Kristin Scott Thomas, Salma Hayek, Olivia Spencer, Annette Bening, Gemma Arterton o Letitia Wright fueron algunas de las primeras actrices en llegar a la alfombra roja de estos premios, que se entregan en el

Royal Albert Hall de Londres en una ceremonia que comenzará a las 20:00 GMT.

Algunas de ellas llegaron acompañadas de activistas como parte de una campaña de apoyo al movimiento “Time’s Up”, cuyo objetivo es acabar con el acoso sexual en el mundo del cine y lograr la igualdad entre hombres y mujeres.

Arterton, por ejemplo, desfiló por la alfombra con Eileen Pullen y Gwen Davis, dos mujeres que fueron parte en los años sesenta de una serie de protestas para lograr la igualdad de salario para las mujeres.

La protesta de negro llega a los BAFTA tras haber protagonizado también la gala de los Globos de Oro en la ola de protestas contra el acoso sexual que se inició por el escándalo en torno al productor Harvey Weinstein y la campaña “Me Too”, que señaló a otros nombres de Hollywood como Dustin Hoffman, John Lasseter o Brett Ratner.

/ Getty Images

Un movimiento al que se han unido casi 200 actrices británicas -entre las que están Keira Knightley, Emma Thompson o Naomie Harris- que hoy publicaron una carta abierta en la que llaman a la “unidad” contra el acoso y el abuso sexual y la impunidad en todas las industrias.

Emma Watson también hizo pública hoy la donación de 1 millón de libras (1,1 millones de euros/1,4 millones de dólares) a una nueva campaña para ayudar en Reino Unido a las víctimas de acoso sexual.

Unas protestas que protagonizan el preámbulo de una gala en la que “La forma del agua”, del mexicano Guillermo del Toro, y “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri” (“Tres anuncios en las afueras”), del británico Martin McDonagh, llegancomo favoritas de la noche con 12 y 9 nominaciones, respectivamente.


Noticias Relacionadas

La muy personal "Roma", del cineasta mexicano Alfonso Cuarón, se coronó el domingo como gran ganadora sorpresa de los premios del cine británico, c...

por AFP