Cortesía
Cortesía

Cine y Tv, Espectáculos por Lucía Hernández /Metro World News,

La exitosa serie de Netflix que parodiaba las intrigas del fútbol, llega con la tercera temporada que mostrará una nueva confabulación: la política.

¿Cómo viene la tercera temporada?
Luis Gerardo Méndez (LGM): Yo creo viene duro y a la cabeza. Como bien dices, creo que siempre ha sido el tema a mi parecer. En la primera temporada se aborda lo que pasa con el poder cuando cae en las manos equivocadas y es peor aún cuando cae en las manos de un político.

Entonces en ese sentido, la posibilidad de que ahora Chava Iglesias se lance para gobernador de Nuevo Toledo nos permitió abrir una caja de pandora para reírnos y hacer una crítica de todo este universo electoral patético en el que estamos sumergidos en México y en el mundo. Antes me parecía que yo lo vivía como más exclusivo de México, pero con los recientes acontecimientos en muchos países es una cosa global. Sin duda, la serie seguirá siendo muy divertida, aunque sí hay un comentario político. Y a mí me encanta porque Club de Cuervos es una comedia, y por lo mismo, el espectador la ve relajado, fácil de digerir y de pronto vienen estas cucharadas de verdad que se digieren mejor.

– Mariana Treviño (MT): Y además es un comentario al entramado político, una crítica a las razones y motivaciones que están detrás de la política, a lo absurdo que sostiene a veces el mundo. Cuando te das cuenta de que atrás de alguien que quiere ser gobernador hay una historia que no tiene nada que ver con la política o con servir a la gente, sino más bien por intereses personales. Eso a su vez provoca una crítica social, de analizar qué razones mueven a nuestros representantes y qué tan preparados están.

29 de septiembre se estrenó a nivel global la tercera temporada de Club de Cuervos.

– LGM: Y todo eso, hace que la tercera temporada sea la más divertida de todas, porque en la primera era el planteamiento, había cosas divertidas, otras que eran más bien conmovedoras; la segunda temporada se volvió más oscura y en esta tercera temporada donde los dos vuelven a estar al volante y que tienen que estar en el mismo lugar, en la misma sala, se vuelve muy caótico. En la primera temporada vimos lo que pasaba en los vestidores y tras bambalinas del fútbol, en esta vamos a ver lo que pasa en todas estas comitivas políticas, los asesores, el universo de los partidos, cómo van preparando y puliendo al candidato para presentarlo y cómo lo asesoran.

Esta serie pareciera que tiene temas y un tono muy local y, sin embargo, es vista en todo el mundo, ¿a qué creen que se deba?
– LGM: Yo creo que lo increíble es lo universal de ciertos temas. En esta serie, el fútbol y el poder son un pretexto para hablar de cosas universales de las que escribía Shakespeare. Como la ambición, el ego, el poder, la traición y creo que eso es lo que hace que la serie viaje a todo el mundo. Y nosotros nos vamos dando cuenta de eso cuando viajamos a esos países. Por ejemplo, yo me enteré que las serie se estaba viendo en Brasil hasta que fui a Brasil a los Juegos Olímpicos el año pasado y todos me gritaban en la calle: “¡Hey, Chava Iglesias!” Y tiene que ver con eso, con temas universales.

Club de Cuervos fue la primera serie de Netflix producida en México, ¿eso impuso mucha presión para ustedes?
– LGM: Esta fue la primera que se hizo como algo local. Fuimos un piloto, un experimento y debido a eso el estrés y la presión que vivimos, en particular Gary Alazraki y yo, que estuvimos desde la primera llamada de Netflix hasta el final. Recuerdo que cuando terminamos de filmar la última escena de la primera temporada a las 5:00 a.m. nos abrazamos y lloramos durante 15 minutos, porque había sido muy fuerte. Porque si eso no funcionaba, hasta ahí, no habrían más series locales.

– MT: Con este fenómeno global de Netflix se puede apreciar que la cuestión particular de una idiosincrasia como la nuestra es la que nos une al resto del mundo, además, obvio de esos temas y sentimientos universales, esa particularidad es la que nos identifica. La diferencia es la que al final nos une y nos hace entendernos mejor, y nos hace darnos cuenta de que cada uno nos enriquecemos y nos complementamos y que en el fondo existen los mismo temas que nos implican e importan.


Noticias Relacionadas

Hace 7 años, entrevistamos a Lars von Trier dos horas después de que fuera expulsado del festival después de sus comentarios sobre “ser nazi” d...

por Paulo Portugal /Metro World News

La colombiana ha tenido la oportunidad de trabajar con Álex de la Iglesia, reconocido director y guionista de cine español con su papel en la pelíc...

por Nohelia G. Loásiga