Cortesia
Cortesia

Espectáculos, Farándula por EFE y Metro Internacional,

Las actrices estadounidenses Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie se sumaron ayer a las acusaciones de acoso y abuso sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein, que han destapado recientemente varias publicaciones y que se habrían producido supuestamente a lo largo de dos décadas.

Paltrow relató al diario The New York Times que antes de rodar la película “Emma” (1996), cuando tenía 22 años y comenzaba su carrera, Weinstein la convocó en su hotel y le sugirió ir a su habitación a hacerle masajes, algo que rechazó.

“Era una niña, iba a participar (en la película), estaba petrificada”, dijo al diario Paltrow, cuya pareja de entonces, el también actor Brad Pitt, se enfrentó al productor a raíz de ese avance no deseado.

Según la actriz, Weinstein la amenazó para que no lo contara. “Pensaba que me iba a despedir”, añadió. Angelina Jolie —en un correo electrónico— señaló que a finales de la década de los 90, durante el lanzamiento de la cinta “Playing by heart”, también rechazó avances del productor de cine en una habitación de hotel, el denominador común de varias de las alegaciones que han salido a la luz estos días.

“Tuve una mala experiencia con Harvey Weinstein en mi juventud y como resultado elegí no trabajar nunca con él de nuevo y advertir a otros cuando lo hacían”, declaró Jolie, quien calificó dicho comportamiento hacia mujeres “en cualquier campo, en cualquier país, inaceptable”.

Investigaciones

El productor niega las acusaciones, según un comunicado de su portavoz, Sallie Hofmeister, que circula entre la prensa estadounidense.

Las acusaciones aparecen como una dañina escalada en el escándalo que envuelve al productor ganador del Óscar, cuando las numerosas denuncias que condujeron a su despido de The Weinstein Company, se habían limitado hasta ahora al acoso.

El cronista de The New Yorker Ronan Farrow dedicó 10 meses a entrevistar a 13 mujeres que dijeron haber sido acosadas o agredidas por Weinstein.

Argento, la hija de 42 años del director de películas de terror Dario Argento, dijo que Weinstein la forzó a tener sexo oral hace 20 años.

Declaró a la revista que había mantenido su silencio hasta ahora por temor a que Weinstein la “aplastara”, y agregó: “Sé que ha aplastado a mucha gente antes”.

Lucía Evans, un aspirante a actriz, dijo que conoció a Weinstein en la oficina de Miramax en Nueva York en 2004 y que la forzó a mantener sexo oral con él.

“Intenté irme, pero tal vez no lo hice con la suficiente fuerza. No quise patearlo ni emprender un combate”.

Otra mujer, que pidió por temor no revelar su nombre, dijo a The New Yorker que Weinstein la citó en un hotel para una reunión.

Dijo que sintió “horror, incredulidad y vergüenza” y que pensó en acudir a la Policía, pero a la postre pensó que sería un caso de su palabra contra la de él, que le preocupó que él contaría con un poderoso equipo legal de defensa, y que ella tenía mucho que perder.


Noticias Relacionadas