/Cortesia
/Cortesia

Cine y Tv, Espectáculos por Paulo Portugal ,

Hablamos con el mexicano Guillermo del Toro sobre su, digamos, monstruo afable, en el que una mujer dueña de casa vive un romance erótico con una criatura de una laguna negra del Amazonas. No es extraño que nos aproximemos al género fantástico, especialmente sin dejar de hacer homenaje a los clásicos del período. De todas formas, Del Toro ubica su historia en la Guerra Fría de los años sesenta, pero muy cerca del estilo de película B.

Este proyecto de larga gestación emite ahora sus primeros signos de vida. Y por el aplauso general, estamos viendo una temporada de premios en el camino.

Entonces, ¿por qué tardaste tanto en hacer esta película? Pareciera que diste justo con lo que querías.
Me tomó seis años, pero para mí fueron más, porque quise hacer estrictamente una película de monstruos en la que una expedición va al Amazonas, encuentra una criatura, la mujer se enamora de ella porque se da cuenta que es más especial que los dos científicos idiotas que están con ella. Pero eso no funcionó, no podía funcionar. Así que lo guardé.

En 2011 Danial Kraus, con quien trabajé en “Trollhunters”, dijo que tenía una idea sobre un portero que se enamoraba de una criatura en una instalación gubernamental. Y pensé, ¡eso es! Eso respondió todo, me hizo mucho sentido.

¿Eso fue lo que retrasó la producción?
En cierta forma, sí. Porque financié las primeras etapas del diseño. Después, en 2014, lo metí al estudio. Exactamente lo que hice con “El laberinto del fauno”. Mostré los modelos y los dibujos al estudio y conté la historia de principio a fin. En ambas ocasiones, al final de la historia, estaban llorando y diciendo: “Lo haremos”. Pero querían hacerlo en blanco y negro. Y dije: “Una película política donde hay una historia de amor entre una mujer y un pez no puede suceder en blanco y negro”. Esa fue mi única exigencia: hacerla en color.

¿Qué te inspiró a crear esta criatura?
Hay una hermosa tradición en los hombres anfibios. No los he amado a todos, pero lo que tomé visualmente fue un grabado japonés. Quería que los peces fueran negros con unos pocos toques de color. Me tomó tres años. Comenzó en 2013 y no terminó hasta que comenzamos a filmar.

Pareciera ser que el sexo es muy importante en esta película. ¿Fue eso algo por lo que tuviste también que luchar?

Hay algunos elementos de la historia de “La Bella y la Bestia”. Y algunos de ellos son puros, pero patriarcales. Y no tienen sexo, porque la bestia se convierte en un príncipe. Los otros son demasiado perversos. Para mí ninguno de esos dos lados era interesante. Quería hacerlo como una historia de amor que incluyera el sexo.

¿Es por eso que lo hiciste a él tan serio?
¡Sí! Pero también era importante para mí saber que la mujer no era una princesa blanca. Se masturba en las mañanas, hace huevos de tres minutos y tres minutos de masturbación, usando el mismo tiempo. Y aún así puede mantener su pureza. A veces la gente confunde pureza con inocencia. Para algunas personas, si es que vas al territorio sexual ya no puedes tener más la pureza. Y yo digo que puedes y debes. No es una película perversa, es en realidad muy dulce.

¿No es una historia personal, porque toda tu vida estuviste enamorado de monstruos?
Sí. Pienso que lo más maravilloso es la perfección. La imperfección no es mejor representada que por monstruos. La imperfección es tolerancia. Y los monstruos son santos patrones de eso. Es el más supremo acto de amor que podemos hacer como seres humanos para vernos. Si me ves, yo existo. Y te veo como eres. No quiero que seas diferente. Ese es el máximo acto de amor. Los monstruos se presentan exactamente como son. Incluso si los monstruos reales en nuestra vida tienen trajes y lazos y tienen cervezas. Esos son realmente monstruos. Para un monstruo es imposible mentir. Por eso son tan importantes. Para mí, la criatura de la laguna negra es King Kong. El rey es “La Bella y la Bestia”, y “La Bella y la Bestia” es un cuento de hadas. Y uno de los cuentos de hadas de monstruos aceptados es el “Magic Fish”, un pez que es tomado por el pescador y el pez dice: “Si me arrojas al agua te concederé tres deseos”. Y así es como el pez le revela al ser humano la verdadera naturaleza de su alma o el alma de su esposa… Todas estas cosas estaban rebotando en mi cabeza mientras intentaba armar este proyecto.

¿Tienes problemas con Estados Unidos?
¡Soy mexicano! Pasé por los procesos de migración. No es fácil. Nunca ha sido fácil. Nunca ha dejado de serlo. Durante la administración de Obama, las fuerzas que se oponían a cualquier cosa progresista estaban tan vivas como ahora. Este es un país que salió de una guerra civil, entre el norte y el sur. Eso nunca fue sanado. Esas cosas eran evidentes antes de Trump, pero conscientemente dije que quería hacer que no fuera por el 62, quería hacerlo por ahora. La película es sobre ahora. Odio la intolerancia y el cinismo, suena inteligente. Y cuando hablas de amor te suena estúpido. Esas fueron de las varias razones por las que los financieros no debían apoyar esta película. Pero había aún más razones por las que yo quería hacerla.

Entonces, ¿por qué no ambientaste la película en 1962?
El 62 es un año crucial para Estados Unidos. Es el año en el que estaban soñando con un futuro y todo era aviones, autos, supercocinas, cortes de pelo y todo era perfecto. Kennedy estaba en la Casa Blanca, pero al mismo tiempo, unos meses después Kennedy sería asesinado. Estarán en Vietnam más de lo que estuvieron. El sueño terminará. Cuando los estadounidenses dicen: “Vamos a hacer a Estados Unidos grande otra vez”, creo que están soñando con el 62. El tiempo en el que tenían superfábricas, robots automatizados, superautopistas. Hay una fantasía de salubridad blanca. El momento en que Kennedy es asesinado es el punto de quiebre. Ese era un año particularmente importante para hacer esta película. Pero todos los problemas que tuvimos en el 62, como el racismo, el sexismo y otros ismos, todavía están presentes.

¿Cómo fue articular el equilibrio entre la poesía y la fantasía?
– Creo que es más difícil para el público que para mí. Traté de controlarlo un poco más para no ser tan brutal. Por ejemplo, el interrogatorio del agente ruso se atenuó, porque era mucho más violento. (Risas) La verdad es que la belleza y el lado brutal de las cosas van de la mano en mis películas. Eso es algo muy orgánico.

Estabas contento por hacer tu película, especialmente después de lo que pasó con “Hobbit”, de la que no pudiste hacerte cargo? ¿Cómo lidias con ese fracaso?
No pude lidiar con él. Solo quería romper todo. Fue horrible. Pero es parte del negocio. De todas formas, fue mi decisión no hacerla. Ese es el motivo por el cual, cuando la gente me pregunta por qué tengo tantos proyectos les digo que la mayoría no aparecen. He escrito 22 guiones, uno cada año. Y la mayoría de esos no apareció. Además de eso, invertimos dos, tres años como mínimo en cada película. Es la única manera de hacer algo diferente. Casi como la terapia.

¿Tu fascinación con los monstruos y tu mirada de afuera es porque eres mexicano?
¡Es porque soy un completo monstruo! Si pensamos en el cine, hago películas de un millón y otras de 96 millones. No pertenezco a ninguna categoría. Soy demasiado genérico para ser artista y demasiado artista para ser genérico (risas). Existo en un lugar donde puedo respirar. Podría haber hecho 20 películas en lugar de diez. Pero soy demasiado obstinado para dejar de hacer las cosas como yo quiero. Por supuesto, nunca es fácil cuando se necesita para obtener financiamiento.

¿Siempre te has sentido como un extranjero?
Mira, era un niño que pensaba en Christopher Lee, Lon Chaney, Boris Karloff… conocía a Terence Fisher, James Whale… ¿Sabes con cuánta gente hablé de eso? ¡Con ninguna! Yo era algo más. Es por eso que mis películas son así. Es porque soy mexicano. No veo la vida y la muerte como un estadounidense, lo mismo con la belleza y con las bestialidades. Soy completamente mexicano.

Entonces, ¿en dónde crees que encaja “The Shape of Water”?
Veinticinco años después pensé que era exactamente mi película. Eso es lo que puedo decir. Soy un árbol que ha dado un tipo de fruta. Eso es lo que hago.

Acabo de vivir la experiencia de la realidad virtual, y cuando lo estaba viendo me preguntaba ¿qué piensas de eso? ¿Hay algo que le gustaría probar?
Pienso que “Carne y Arena” de Alejandro González Iñárritu fue algo fantástico. Me sentí como cuando Lumiére mostró a su tren entrando en la estación. Es el comienzo de un nuevo lenguaje y de una nueva propuesta sintáctica, pero no es una película. Es algo diferente, pero estoy curioso. Al mismo tiempo, estoy curioso sobre la vida misma. Como percibimos el cine cambiará en los próximos cinco o diez años. Quiero hacer dos, tres y otras películas de esta forma en la que vamos al cine. Pero esto cambiará la manera en que consumimos historias, tiene que ver cómo se presenta la narrativa. Pero hoy vamos a San Francisco a ver “Kurosawa” en un teatro kanuki. Hoy, una película puede ser descargada en 2 minutos y ser vista cuando quieras.

“The Shape of Water”, dirigida por el mexicano Guillermo del Toro, ganó el León de Oro del 74 Festival de cine de Venecia, tercer cineasta hispano en lograrlo tras Luis Buñuel y Lorenzo Vigas. Del Toro logró este galardón con una preciosa historia de amor entre una mujer muda y una criatura marina en Estados Unidos, en el año 1962. Protagonizada por Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins y Octavia Spencer, la estética de cuento y el estilo fantástico del director están envueltos por una perfecta ambientación en la que está cuidado hasta el más mínimo detalle. Es la tercera vez que un hispano se lleva el León de Oro. La primera vez fue el español Luis Buñuel por “Belle de jour”, en 1967 y la segunda el venezolano Lorenzo Vigas, por “Desde allá”, en 2015.

.


Noticias Relacionadas