/Cortesia
/Cortesia

Espectáculos, Música por Catalina Forero ,

Luego de 20 años de haberse separado y 10 de haber girado juntos por última vez, ¿qué significa ver la magnitud que ha alcanzado Soda Stereo, al ser exaltado por un espectáculo como el Cirque du Soleil, que además de ustedes, solo ha hecho esto con Michael Jackson, The Beatles y Elvis Presley?

Es una de las cosas maravillosas que pasan con esta obra, además de cumplir de alguna manera la promesa de que íbamos a volver cada 10 años. Es una forma, creo yo, de tener un espectáculo del nivel que planteábamos con Soda y lo que queríamos llevar siempre a cabo. Por eso decimos que aunque Gustavo estuviese, quizás este proyecto hubiese existido igual. Es como otra visión, una revisión de nuestra música, pero desde otro lado y con combinación de dos escuelas: la del circo y la del rock.

¿Cómo está plasmado Gustavo Cerati y su legado en Sép7imo Día?
Él es el gran ausente, lo extrañamos mucho y lo tuvimos en cuenta todo el tiempo, su figura y su legado estuvieron muy presentes en este proyecto. De hecho, fue muy importante para nosotros que la familia Cerati nos hubiera apoyado como parte de esta historia, representando a la figura de Gustavo, y que ellos también estuvieran entusiasmados con la posibilidad de hacer esto, y ver a dónde nos llevaba la música de Soda Stereo.

¿Hay nostalgia?
Por los muchísimos años de amistad que compartimos con Gustavo, desde la universidad, desde que éramos prácticamente niños desconocidos que soñábamos con un futuro dentro de la música y juntos fuimos ganando seguridad y afianzando nuestros sueños, así que, imagínate, es una hermandad, como la que tengo con Charly, ese cohete que se llamó Soda nos llevó a otros mundos donde estuvimos los tres juntos, muy juntos, y nos hizo tener esa relación de hermandad que nació de haber crecido juntos en la vida… de haber compartido experiencias fuertes, viajes, muchísimas horas… de hecho, creo que nuestro hartazgo vino a partir de la sobreexposición que tuvimos por el éxito de la banda, algo que de alguna forma repercutió en nuestra relación.

En lo musical y en lo emocional, ¿cómo fue ese proceso de volver a trabajar con Charly de la mano en la creación de Sép7imo Día, retomar la música, transformarla y adaptarla para un espectáculo como este?
Fue como vivir un sueño, fue maravilloso estar nuevamente en un estudio juntos, como tantas veces en nuestras vidas, viviendo tantos momentos lindos que generaron discos históricos. Volver a estar en un estudio, encerrados, trabajando con las multipistas, con las cintas digitalizadas, pero todas separadas, algo que hacíamos solo para cada disco y esas cintas no las veíamos nunca más. Hubo una primera etapa de investigación, de búsqueda, luego digitalización, eso fue todo un tema porque las cintas estaban tan viejas que la primera vez que las pasábamos teníamos que estar grabando porque en muchos casos la cinta se degradaba y no se podía oír una segunda vez.

“Ojalá podamos seguir haciendo cosas, sorprender a la gente y tener inspiración para crear espectáculos que sigan provocando magia, teniendo a Soda Stereo como protagonista”.

Unísono, el estudio de Gustavo Cerati, lo reabrieron para esto, ¿qué significó para ustedes?
Decidimos que fuera en el estudio de Gustavo, donde preparamos la gira de Me verás volver, porque tenía un aura y una energía muy especial para nosotros. Había estado cerrado durante todos estos años y volvimos a darle vida. En realidad fue un sueño que duró casi todo el año y nos sirvió para madurar mucho el duelo de extrañarlo…

Ahora que no está la banda, sentir la emoción de un público que pensó que nunca más iba a poder vivir la energía de Soda Stereo en un espectáculo de grandes magnitudes debe ser algo increíble, ¿cómo han sido los estrenos en Latinoamérica?
¡Cada vez mejores! La verdad es que estoy disfrutando muchísimo poder estar junto con la gente y no sobre el escenario. Si bien es incomparable, un show de Soda es algo que lamentablemente ya no va a volver a ocurrir, Soda ya es parte del pasado, al no estar Gustavo con nosotros es algo que no se puede ni soñar. Pero, teniendo en cuenta eso, esta experiencia es lo más parecido que hay (risas). La gente se comporta como en un concierto, a los más fanáticos se los ve llorar y emocionados al estar viviendo este momento histórico, porque esto es algo que lo hizo la banda, lo hicimos nosotros a partir de nuestro ‘colectivo artístico’ Soda Stereo, todos los que generábamos esas cosas junto con Gustavo, el gran capitán. Hoy nos falta el capitán, pero trabajamos el doble para poder conseguir que el resultado estuviera a la altura.

No puedo acabar esta entrevista sin preguntarle por el libro, aunque hay biografías de la historia de Soda, Yo conozco ese lugar, nos habla a los fanáticos desde adentro y eso es algo que nunca habíamos tenido…
El libro es algo de lo que estoy muy orgulloso por la historia y por la devolución que me da la gente, y me alegra haberles podido abrir un poco la puerta de la trastienda, de lo que era para nosotros vivir dentro de un fenómeno como Soda y cómo iban cambiando nuestras vidas desde antes de Soda hasta después. Creo que es un regalo para el fanático, es algo maravilloso, que creo que tiene una larga vida por delante.


Noticias Relacionadas