Cine y Tv, Espectáculos por Gabriela Acosta ,

Fue la reina malvada de Blancanieves, su segunda villana fue una ciberterrorista sin escrúpulos en Rápidos y furiosos 8, algo poco habitual porque, según Charlize Theron, este tipo de papeles son un territorio vedado a las mujeres.

La actriz sudafricana lucha dentro y fuera de la pantalla por tener equidad de género. Metro habló con ella.

Y en su último filme de acción, Atómica, interpreta a la agente Lorraine Broughton, una mujer que a través de su fuerza física e inteligencia logra salir adelante, aún en los peores momentos.

¿Has tenido que luchar más afuera o dentro de la pantalla?
— Llevo poco más de 20 años en esta carrera y puedo decir que he luchado más afuera de la pantalla. El aspecto físico siempre está antes que cualquier habilidad histriónica.
Desde el principio tuve que demostrar que no soy solo una rubia bonita, tuve que dejar proyectos que hubieran hecho -más fácil- mi comienzo en esta profesión, a veces tan complicada.

Haces el papel de una mujer con igualdad de condiciones que un hombre en Atómica, ¿aprecias eso hoy en día?
— Creo firmemente que las condiciones laborales para un hombre y mujer deben ser las mismas, en esta profesión seguimos luchando por una equidad de género. La verdad, gozo con esos personajes que luchan al tú por tú en las escenas de acción, sin importar si luces bien o mal, si se rompe una uña o pierdes un tacón. Lorraine hace todo lo que los hombres realizan, intercambia golpes, balas, bebe vodka, sabe tomar un arma; la única que sabe utilizar los tacones como un arma. Considero que una mujer es distinta al hombre, pero nunca debe minimizarse su fuerza y su forma de pensar.

Normalmente se dice que malas experiencias hacen mujeres más fuertes, ¿eso crees?
— Recientemente hice público algo que me torturaba y que marcó mi infancia. Durante muchos años lo negué, pero fue un alivio sacarlo, no por generar rumores hacia mi persona, sino porque como ser humano era algo que me hacía mal. Cuando era niña, tuve una vida muy difícil, ya que mi padre era alcohólico y convirtió la vida de mi madre en un calvario; al final ella lo mató (…), ¿eso contesta la pregunta?

¿A favor de las heroínas o las villanas?
— Solo he interpretado a dos villanas psicóticas, pero me gustan las mujeres fuertes y poderosas, que con una mirada pueden alcanzar su objetivo. Yo interpreto a mujeres vulnerables que tienen que ser fuertes para sobrevivir. He construido toda una carrera con personajes erróneos y exagerados, muy atípicos que igual son femeninos, elegantes, torpes o bruscos.

¿Qué disfrutas más la producción o la actuación?
— No puedo elegir una. Empecé con la actuación, que me genera todo tipo de emociones al estar frente a las cámaras e interpretando un sinnúmero de personajes. He pasado por el drama, la ficción, la acción y el suspenso, aún me falta dominar la comedia (risas).Pero la producción me permite explorar otros territorios y proponer historias.

¿Qué te genera la comedia?
— Siento que la gente no está acostumbrada a verme en este género, pero les tengo varias sorpresas con los nuevos filmes que estoy por estranar este año y el próximo, que son comedias. Así que ya me dirá la gente qué les parece mi actuación; además soy una mujer muy divertida [risas].

¿De qué trata Atómica?

En una ciudad llena de traidores y dividida por una revolución, una bomba de tiempo está a punto de estallar mientras ella persigue a uno de los asesinos más peligrosos. La inteligente y sanguinaria agente Lorraine Broughton (Theron), bajo el mando del servicio secreto de la corona británica, deberá usar su arsenal de habilidades para mantenerse con vida en esta arriesgada misión. Enviada a Berlín y en medio del caos por el que está pasando la ciudad, une fuerzas con David Percival (James MacAvoy), un agente establecido en Berlín, para lograr sobrevivir a un mortal juego de espías.

.

 


Noticias Relacionadas