El actor dice que está escribiendo algo junto a su esposa para el próximo proyecto. /Cortesía
El actor dice que está escribiendo algo junto a su esposa para el próximo proyecto. /Cortesía

Cine y Tv, Espectáculos por Matt Prigge,

Afortunadamente Aaron Taylor-Johnson disfruta viéndose a sí mismo, porque Aaron Taylor-Johnson es casi todo lo que se puede ver en la cinta “En la mira del francotirador”.

Lo último del actor es este thriller de guerra despojado sobre dos soldados (él y John Cena) quienes son marcados por un francotirador mientras investigan asesinatos en el desierto justo después del final de la guerra de Irak. El problema es que el personaje de Cena es herido muy tempranamente, pasando casi toda la película desmayado. El soldado de Taylor-Johnson tiene que esconderse tras el muro de una escuela destruida, hablando con el francotirador por radio y tratando de encontrar una forma de matarlo o al menos, de sobrevivir.

Taylor-Johnson, de 26 años, y recientemente ganador de un Globo de Oro por “Nocturnal Animals”, habla con Metro sobre su sentido del humor masoquista, su admiración por Tom Ford y sobre si es que en realidad mira sus propias películas

No quiero asumir que pasar la mayor parte de una película interpretándose a uno mismo es terrible, pero en realidad así suena.

(Risas) Fue desalentador. No sé si es que hubiese podido hacerlo con otro director que no fuese Doug Liman. Eso vino por la seguridad de saber que era su visión. Tú acabas de llegar a un elenco extremadamente preparado, porque Dios te prohíbe decepcionar a nadie. Pero sí, mi compañero de escena era cualquiera que estuviera detrás de cámara, fuera el DP o Doug, gritando las líneas.

Así que ¿disfrutas las cosas que son difíciles?

Absolutamente. Siempre he pensado que es bueno ser empujado hacia más allá de los límites, ponerse en situaciones incómodas. Ahí es donde aprender más sobre tus capacidades y sobre ti mismo. Al terminar “Nocturnal Animals”, me di cuenta de que había aprendido mucho, también, sobre salir de mis zonas de confort. Eso me ayudó a meterme en algo como esto.

¿Hay otros desafíos que has pensado que te gustaría enfrentar, o intentas no pensar en eso?

Estoy haciendo algo con mi esposa (Sam Taylor-Johnson, directora de “Fifty Shades of Grey”). Estamos escribiendo algo juntos e intentando aterrizarlo. Ese será el mayor desafío por lejos, si es que logramos lo que estamos tratando de hacer. Incluso me da sensación de pánico y ansiedad que estemos saliendo de nuestra zona de confort de esa manera.

Pero tenés una larga historia actuando en películas, así que ya tenés experiencia

Bueno, lo que realmente me inspiró fue haber estado cerca de Tom Ford (en “Nocturnal Animals”). Venía a trabajar todos los días con aspiraciones implacables perfeccionistas y grandes expectativas, y no paraba hasta que conseguía hacer lo que quería. Combina eso con Doug Liman y la forma en que trabaja. Doug tiene esta habilidad natural para abrazar el ambiente e improvisar con lo que tenemos. Ha estado con las manos y las rodillas en el suelo, tratando de encontrar nuevas formas de hacer las cosas en el guion cuando le pareció demasiado fácil.

En un momento, mi personaje necesita tomar el rifle que John (Cena) tiene en sus manos. En el guion, John cae cerca de mi personaje. Él dice, “Bueno, eso es muy conveniente, un rifle tirado en tu regazo”. Cualquier cosa que encontráramos muy conveniente, él lo hacía más y más difícil. Esa es una forma increíble de mirar las cosas. He visto a directores extraordinarios haciendo esas cosas, y uno intenta hacer lo mismo.

Otro aspecto de “En la mira del francotirador” que es una película en la que eres casi el único actor en pantalla, por lo que cuando tienes que ver el producto final, has tenido que verte siendo tú mismo por casi una hora y media. ¿Te puedes ver en pantalla? ¿Has podido ver la película?

Solo he visto la cita en su estreno. Debo haber visto cuatro veces “Nocturnal Animals”, y no creo que la vuelva a ver. Pero lo que en realidad se queda en mí es la experiencia de haber hecho estas películas. No es lo que la audiencia experimenta. Nunca voy a sentir la experiencia de la audiencia; no sé lo que es. Solo espero que cualquiera de mis experiencias trabajando en estas películas es lo que la gente pueda ver en las pantallas. Es una cosa bizarra de explicar, pero así es como se siente.


Noticias Relacionadas